Pluspetrol Norte

En S.A. (“PPN”) venimos siendo objeto de una cadena de atropellos por parte del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental () que perjudica seriamente nuestra inversión y reputación. Ante la gravedad del abuso y la situación de indefensión en la que nos encontramos, queremos dar a conocer los siguientes hechos, cada uno de los cuales podemos probar:

  1. PPN ha estado operando dos lotes petroleros en la selva peruana: el lote 8, desde 1996 hasta la fecha, y el lote 192, desde el año 2000 hasta el 2015. Ambos lotes venían siendo explotados por otras empresas desde la década de 1970.
  2. PPN llegó al con un compromiso de largo plazo y ha puesto especial cuidado en trabajar los dos lotes cumpliendo con los más altos estándares ambientales; por ejemplo, reinyectando el 100% del agua que extraemos al subsuelo (a un costo de US$500 millones) y asumiendo, incluso, la remediación de los vertimientos producidos constantemente por actos de vandalismo en nuestros ductos (denunciamos 40 actos vandálicos ante la fiscalía, en un lapso de tan solo tres años).
  3. Este problema surge cuando el comienza a exigirnos cubrir los pasivos causados antes de nuestra llegada; esto es, cuando intenta cargarnos con responsabilidades ajenas. Dicha exigencia va en contra de lo que manda la ley peruana y nuestros contratos, que establecen claramente el principio de que “el contaminador es el pagador”. En el caso del lote 192, la conducta de el también viola el resultado de un arbitraje internacional que confirmó que PPN no había asumido contractualmente responsabilidad alguna por pasivos preexistentes a su operación.
  4. Sumado a lo anterior, el OEFA nos está exigiendo remediar los pasivos de forma ilegal y antitécnica. Por ejemplo, nos solicitan remediar los suelos dejándolos a nivel agrícola, lo cual no tiene sustento en la ley y supondría intervenciones peligrosas para el ecosistema amazónico. El uso de este tipo de criterios no objetivos por el OEFA ha sido cuestionado por la OCDE en un informe de abril de este año.
  5. El OEFA se niega a aprobar nuestros planes de abandono para los lotes mientras no aceptemos lo descrito, impidiéndonos así hacer lo que es, sin excepciones, nuestra política: cumplir con nuestras obligaciones ambientales.
  6. Este mes de julio, en pleno estado de emergencia, el OEFA emitió una resolución en la que en la práctica se auto-faculta a ponernos dos multas por US$76 millones si no aceptamos cumplir con lo que, ilegalmente, nos exige. En el lapso transcurrido desde entonces, nos está imponiendo multas adicionales para que comencemos a hacerlo: a la fecha van sumando 69 multas coercitivas, puestas a un ritmo promedio de alrededor de US$2 millones por semana.
  7. Es importante considerar que las multas del OEFA solo pueden ser objetadas judicialmente luego de haber sido pagadas. Es decir, en los hechos, el OEFA nos está dejando con una elección clara: o seguimos sumando multas al ritmo descrito, o aceptamos cargar con lo que no es nuestro. Por eso hablamos de indefensión.
Lee también:  Centrum Think: usuarios conectados a red de gas natural presentan mayor desarrollo social

PPN tiene un compromiso serio y continuo como inversor en el . Por ello no puede dejar de denunciar públicamente estos actos de una autoridad nacional que traiciona con ellos esa idea de en la que ciudadanos e inversores creemos por igual: la de un país en el que la ley sea el freno de la arbitrariedad.