Producción de cobre

Los precios del cobre y de otros metales industriales cayeron el viernes debido a que una nueva variante del coronavirus, posiblemente resistente a las vacunas, encontrada en Sudáfrica, sacudió el sentimiento del mercado.

El cobre de referencia en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cayó un 3,3% hasta los 9.474 dólares por tonelada al mediodía, hora local.

El cobre se considera desde hace tiempo un indicador de la salud financiera de la economía mundial. El metal es un componente común en la mayoría de los cables eléctricos, la generación de energía, la transmisión, la distribución y los circuitos debido a su alta conductividad y durabilidad.

También se considera clave en la transición a una economía más ecológica debido a su uso en el almacenamiento de baterías, las estaciones de carga de vehículos eléctricos y la infraestructura de red relacionada.

“El cobre sigue muy ajustado, debido a las escasas existencias en la LME, y la oferta no se ha recuperado del todo, por lo que los precios podrían aguantar bastante bien aunque el crecimiento económico se ralentice”, dijo Amelia Fu, responsable de estrategia de mercados de materias primas de Bank of China International.

El mercado del cobre tuvo un déficit de 107.000 toneladas en los ocho primeros meses de este año, frente a las 97.000 toneladas del mismo periodo del año anterior, según el Grupo Internacional de Estudios del Cobre.

Las existencias mundiales están aumentando, pero siguen en niveles históricamente bajos.

Los movimientos a la baja se produjeron después de que las autoridades de la OMS advirtieran el jueves de una nueva variante del Covid-19 que se ha detectado en Sudáfrica. La variante B.1.1.529, su nombre científico, contiene más mutaciones en la proteína spike, el componente del virus que se une a las células, que la variante Delta, altamente contagiosa. Debido a estas mutaciones, los científicos temen que pueda aumentar la resistencia a las vacunas, aunque la OMS dijo que es necesario seguir investigando.

En pocas horas, el Reino Unido, Israel y Singapur habían restringido los viajes desde Sudáfrica y algunos países vecinos. Las autoridades de Australia y Nueva Zelanda dijeron que estaban vigilando de cerca la nueva variante.

Los mercados asiáticos bajaron el viernes por la mañana en respuesta al descubrimiento. El mercado europeo hizo lo propio después de que la Comisión Europea anunciara que se debatiría la restricción de los viajes aéreos al bloque desde el sur de África.

“Es importante subrayar que se sabe muy poco en este momento sobre esta última cepa (por lo que) es difícil tomar cualquier decisión de inversión informada en este momento”, dijo Paul Hickey de Bespoke Investment Group en una nota a los clientes. “Históricamente hablando, perseguir un rally o vender en una fuerte caída (especialmente en un día de negociación muy ilíquido) rara vez termina siendo rentable, pero eso no está deteniendo a mucha gente esta mañana.”

Fuente: Reuters