vacuna contra el covid-19 de Sinopharm

El posible acceso a la compra de vacunas contra el COVID-19 por parte de empresas privadas en el país continúa siendo un tema de debate. En la última semana no solo surgieron iniciativas desde el sector privado, sino también proyectos de ley de algunas bancadas en los que se plantean figuras para permitir que compañías de diversos sectores accedan a la compra de estas preparaciones, y a la posibilidad de inocularlas a su personal y familiares.

En sus últimas declaraciones este lunes, el titular del Ministerio de Salud, Óscar Ugarte, precisó que si el sector privado quiere importar las vacunas, no debería darse un escenario de competencia con el Estado.

El Estado está negociando vacunas con diversas empresas, pero no puede ser que alguien venga y le pegue un codazo al Estado, compre y altere todo. No digo que quienes desean participar estén pensando en eso, pero son reglas claras que tendrían que tomarse en cuenta”, añadió durante una visita en Huánuco.

Por otro lado, Ugarte enfatizó que la autorización para la importación de vacunas por parte de los privados está dentro de la ley, pero añadió que la aplicación para este proceso tiene que seguir determinadas pautas, como la gratuidad y la priorización por fases.

¿QUIÉNES PUEDEN IMPORTAR VACUNAS AL PERÚ?

Lo concreto sobre la importación es que la actual normativa sí permite que el registro sanitario de las vacunas pueda ser solicitado por entidades privadas autorizadas por la Digemid, según explica Mirko Medic, asociado senior del estudio Rebaza, Alcázar & De Las Casas. Pero para contar con dicho permiso, estas deben estar constituidas como laboratorios o droguerías.

Lee también:  Congreso aprueba norma para proteger la salud de personas afectadas con metales pesados

Este será el caso, por ejemplo, de las vacunas de Pfizer que están próximas a llegar, las cuales van a ser importadas directamente por el representante local de dicha empresa privada.

La autorización y el registro sanitario de los productos, sea definitivo o condicional, son requeridos para la importación. El laboratorio o droguería será el titular de dicho registro”, agrega Medic.

Asimismo, según la norma vigente, las entidades privadas que puedan ser autorizadas para la importación no pueden comercializar las vacunas directamente a los consumidores finales, sino que deben hacerlo a través de oficinas farmacéuticas (farmacias o boticas). Aunque desde la Asociación Nacional de Boticas (Anacab) se ha precisado que la compra de vacunas no es una prioridad.

Para Brenda Sarrín, asociada del Área Regulatoria de Payet, Rey, Cauvi, Pérez Abogados, este aspecto es clave para entender que cualquier proceso de compra-venta futuro solo puede concretarse entre negocios farmacéuticos, de con la ley actual. Es decir, las empresas de cualquier otro sector sí requerirían un marco para disponer de dichas vacunas en territorio nacional; como la propuesta de Confiep, que apunta a que firmas privadas puedan comprar vacunas para vacunar de forma gratuita a sus trabajadores y familiares.

Lee también:  Nueva planta de oxígeno donada por Southern Perú entrará en funcionamiento en Piura

Además, Sarrín apunta que la autorización sanitaria de Digemid, en particular para productos como el actual, es compleja de conseguir.

ACCESO A COMPRARLAS

Otro aspecto importante son las negociaciones que las empresas privadas puedan tener actualmente para comprar vacunas contra el COVID-19.

Hasta el momento, la mayoría de laboratorios productores negocia solo con estados, tal como ha mencionado también el ministro Ugarte, aunque algunos como los encargados de la vacuna rusa Sputnik V han expresado estar abiertos a negociar con empresas del sector privado.

Si los privados están ya interesados en traer las vacunas es porque tienen la capacidad de negociación. Los gremios de farmacéuticas peruanas están dispuestos a traerlas”, considera Luis Sarango, abogado corporativo de Sasel Consulting.

OTROS FRENTES DE COLABORACIÓN

Más allá de la eventual compra de vacunas por parte de compañías privadas, que aún no es una posibilidad, ya existen diversos frentes en los que las empresas colaboran con el Estado para la distribución y logística de dicho producto.

Lee también:  Valor de las exportaciones minerometálicas crece 8.8% en enero

Según el Minsa, a través de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) ya están interviniendo los privados para la distribución: aerolíneas como Sky Airlines y Latam han ofrecido aviones que se están usando para hacer llegar las vacunas a diversas localidades a nivel nacional.

Estos esfuerzos están siendo coordinados actualmente a través del equipo de Carlos Neuhaus, encargado de coordinar las colaboraciones de las firmas privadas en el avance de las fases de vacunación, y a través de PCM.

Sobre la posibilidad de que se pueda vacunar a personas de diversas regiones en farmacias y boticas, Ugarte señaló con anterioridad que esta sería una opción interesante a considerar para el actual proceso; teniendo en cuenta que ya existe una labor público-privada entre Essalud y Salog llamada ‘Farmacia Vecina’, que ha funcionado de forma efectiva.

Desde Anacab, Carla Sifuentes remarca que han mantenido contacto con el equipo de Neuhaus “para intercambiar información relevante, que es parte del diseño del plan”. Entre esta información se encuentra el número de locales disponibles, capacidad en frío, cantidad de personal técnico, entre otros puntos.

Seguimos a disposición del Minsa para lo que se requiera en cualquier momento”, puntualiza Sifuentes.

Fuente: El Comercio