trabajadores de Quellaveco

Ante el incremento de casos registrados en la región Moquegua y a nivel nacional, Quellaveco viene poniendo en marcha su plan para la atención oportuna y aislamiento de los posibles contagios que se presenten entre sus colaboradores.

La empresa minera Anglo American señaló en un comunicado que este plan ya ha demostrado su eficacia durante la primera y segunda olas, permitiendo un control efectivo de los contagios, teniendo cifras muy por debajo del promedio nacional y regional. Como se ha informado, este protocolo implica la aplicación de pruebas moleculares a todos los trabajadores antes de subir a campamentos, la búsqueda activa de posibles casos en las distintas áreas del proyecto y una intensa campaña de vacunación que nos permite, a la fecha, tener a más del 90% del personal con las dos dosis aplicadas.

Medidas

Ante la detección de un caso sospechoso en el personal, se procede a su desmovilización oportuna hacia hoteles sanitarios, a fin de que realicen su aislamiento. Estos hoteles sanitarios están debidamente registrados y supervisados por las autoridades de salud.

Si bien la normativa indica que los aislamientos deben ser en los domicilios, Anglo American, en salvaguarda del bienestar de sus colaboradores y familias, sigue brindando la opción de los hoteles sanitarios y busca ampliar su capacidad, incluso con establecimientos fuera de Moquegua.

Protestas

Por su parte, un grupo de trabajadores de la unidad minera Quellaveco realizaro ayer una marcha de protesta por la gran cantidad de casos de empleados contagiados con el virus del Covid-19. En vista de ello, los trabajadores piden que la compañía asuma los gastos y responsabilidades. Por ejemplo, indicaron que a los empleados de Cumbra se les ordenó volver a sus casas. Sin embargo, los trabajadores de Quellaveco indicaron que no se les dio la opción de mantener el periodo de cuarentena en hoteles.

Al respecto, la empresa precisó que el grupo de trabajadores que paralizó labores pertenece a la concesionaria Cumbra, conformada por 100 personas aproximadamente, del total de 20,000 que tiene en promedio todo el proyecto. El problema radicaría, según voceros de la minera, en que este grupo de trabajadores no aceptaría que el aislamiento sea en los domicilios, como lo dispone el Minsa, sino que buscarían que sea en hoteles sanitarios, lo que está reservado para casos excepcionales.