Richard Adkerson, CEO de Freeport-McMoRan

Las ambiciones climáticas del mundo se verán afectadas sin una mayor producción de cobre, un metal clave utilizado en el cableado, los vehículos eléctricos y otros aparatos electrónicos, dijo el jueves el director ejecutivo de Freeport-McMoRan Inc (FCX.N).

La advertencia se produce en un momento en que los líderes mundiales tienen previsto debatir sobre los esfuerzos de mitigación del clima a finales de este mes en la conferencia COP26, incluso cuando algunas comunidades anfitrionas y los ecologistas se oponen cada vez más a las nuevas minas de los llamados metales estratégicos.

“Va a haber un momento en el que el mundo va a estar muy escaso de cobre”, dijo el consejero delegado de Freeport, Richard Adkerson, a los inversores después de que la compañía presentara unos resultados trimestrales mejores de lo esperado. “El suministro es un verdadero problema para esta industria”.

En una primera señal de alerta, las existencias de cobre disponible en el sistema de almacenes globales de la Bolsa de Metales de Londres cayeron la semana pasada a niveles no vistos en más de 25 años.

Los gobiernos de Perú y Chile -los dos mayores productores de cobre del mundo- han amenazado recientemente con aumentar los impuestos y la normativa minera.

La administración del presidente estadounidense Joe Biden tomó el miércoles medidas para bloquear una mina de cobre en Minnesota de Antofagasta Plc (ANTO.L), la última de una serie de proyectos mineros a los que su administración se ha opuesto.

Adkerson, que también preside un grupo comercial de la industria minera mundial, describió la situación política en Washington como un “rompe cabezas”.

Los funcionarios de Biden comprenden la importancia del cobre para los objetivos climáticos, dijo Adkerson, pero no es probable que reduzcan las normas de autorización de las minas “porque eso va en contra de su situación política”.

Mientras tanto, los precios del cobre han subido un 10% este mes debido a esa escasa oferta, y los analistas esperan que la demanda aumente junto con la economía mundial.

AUMENTO DE LOS COSTOS

La propia Freeport no es inmune a esa subida de precios. La empresa, con sede en Phoenix, pretende cambiar su flota de camiones de la energía diésel a la eléctrica o al hidrógeno. Adkerson dijo que el cambio “supondrá un gran coste”.

Pero dijo que el cambio es esencial para que la industria demuestre que se toma en serio la lucha contra el cambio climático a través de sus propias operaciones, que pronto incluirán operaciones de reciclaje en España.

“El mundo necesita más cobre. Y, sin embargo, más cobre, hasta que la tecnología lo permita, va a suponer más emisiones de carbono”, dijo.

El precio medio realizado de la libra de cobre de Freeport subió un 40% durante el tercer trimestre, mientras que la producción del metal aumentó un 17%, hasta los 987 millones de libras recuperables.

El beneficio neto ajustado de la empresa atribuible a los accionistas ordinarios fue de 1.300 millones de dólares, o 89 centavos por acción, frente a los 430 millones de dólares, o 29 centavos por acción, del año anterior.

La media de los analistas había estimado un beneficio de 81 céntimos por acción, según los datos de Refinitiv IBES.

Fuente: Reuters