Roque-Benavides 

ProActivo | El agua dulce, un recurso escaso y crítico en diversas zonas del planeta por los efectos del cambio climático, demanda una mejor eficiencia en su gestión. El presidente de la minera peruana BuenaventuraRoque Benavides Ganoza, afirmó que Perú, goza de ingentes cantidades de agua dulce y que este recurso une, aunque lamentablemente, no está siendo bien utilizado.

“En Alemania, por ejemplo, podemos ver que todos los ríos están represados, hay diques. No hay inundaciones como si las hay todavía en el Perú. De eso tenemos tanto que aprender”, destacó Roque Benavides durante el evento virtual “Perú y Alemania: hacia un futuro más dinámico en los sectores agro y minería como actividades complementarias”, organizado por Agromin, en colaboración con el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Embajada del Perú en Alemania y la Cámara de Comercio e Industria Peruano-Alemana.

Benavides resaltó además la recuperación del río Rin por Alemania y que hoy es un ejemplo del cuidado del medio ambiente con industria responsable.

Buenaventura, 13 reservorios

El empresario señaló que en Buenaventura, se emplea tecnología para lograr altos estándares de tratamiento. “En minas de tajo abierto recirculamos más del 90% del agua en las operaciones y en minas subterráneas más del 84% es recirculado”, indicó.

Ver también:  Miski Mayo: FOSPIBAY asume obra de agua potable y saneamiento básico en Rinconada Llicuar

“También generamos activos hídricos como embalses y reservorios que incrementan la disponibilidad de agua en épocas de estiaje al servicio de otros usos como el agropecuario”, agregó.

Destacó que desde Buenaventura han aportado con el reservorio de Bramadero en Cajamarca, el de San José en Yanacocha, incremento de agua en la laguna de Patón (Oyón); y el reservorio de Pillones, que ha permitido ampliar la mina de Cerro Verde, de la cual Buenaventura es accionista.

Adicionalmente la empresa cuenta con hidroeléctricas de las que dijo son parte de los activos ambientales que otorga la minería.

“En Buenaventura almacenamos 120 millones de metros cúbicos de agua al año, en 13 reservorios”, señaló.

La minería cuida el recurso hídrico

Agregó que la minería usa poca agua con respecto a la agricultura y a las ciudades, pero tiene la obligación “de tener economía circular con respecto al agua”.

 “Buenaventura prioriza la recirculación y reutilización de este recurso, principalmente en los procesos metalúrgicos. Nos integramos con las comunidades del entorno, realizando monitoreos participativos con autoridades y afianzamos los sistemas de tratamiento para asegurar la mejor calidad de agua”, remarcó.

Afirmó que, en el Perú, las empresas mineras responsables cuidan plenamente el recurso hídrico, haciendo buen uso del mismo en todas sus operaciones con procesos eficientes de producción que reducen al máximo el uso de agua fresca.

Ver también:  San Gabriel: Prometedor proyecto minero en Moquegua presenta avance cercano al 50%

“Lamentablemente, en el Perú el 70% de la economía es informal y ahí existen mineros que no cumplen con los estándares adecuados del uso del líquido elemento”, acotó.

88% de agua de nuestras lluvias se pierden en el mar

Reiteró que en el Perú, la minería utiliza el 1% del agua disponible, la agricultura el 86% y el resto es usado por la industria y el consumo poblacional.

“En los ríos de la costa del Perú, los que vienen hacia la cuenca del Pacífico, del 100% de aguas de lluvias que reciben, el 80% termina en el mar sin ser utilizada”, apuntó.

Reafirmó que, en consecuencia, se necesita construir más reservorios en las zonas altoandinas del país para poder almacenar esas aguas y regularlas.

Agua en la agricultura y minería

Aseguró que la agricultura y la minería son actividades complementarias que pueden generar sinergias, en especial en el contexto de una crisis sanitaria como la que se está viviendo.

“Para ello debemos de trabajar bajo una visión de cuenca, como en Alemania, que consiste en retener el agua en épocas de lluvia para luego entregarlas a la agricultura, ganadería y a la población en tiempos de estiaje. La minería puede y debe contribuir a la gestión del agua para asegurar su preservación en cantidad y calidad”, anotó.

Ver también:  Anglo American construirá planta de tratamiento para Tumilaca con lo último en tecnología

Afirmó que en el Perú lo que hace falta es gestionar el agua adecuadamente, “y somos el octavo país con más agua dulce en el mundo, por lo que cuando se dice que nos falta, eso no es cierto”.

“El desarrollo de la minería responsable tiene un contundente impacto beneficioso en la agricultura, lo cual genera la sostenibilidad, el equilibrio entre el cuidado del medio ambiente y el desarrollo social, tal como lo entiende las Naciones Unidas”, destacó Roque Benavides.

Finalmente reiteró que: “El agua une a la agricultura y a la minería, por lo que tiene que haber una hermandad entre ambas. El Perú es un país que tiene ingentes cantidades de agua dulce, lamentablemente no bien utilizadas. Por lo que es necesario contar con una adecuada gestión del agua en las operaciones mineras, que es un eje central de la sostenibilidad ambiental”.