Roque Benavides

(Foto: Correo)

Roque Benavides, presidente de Compañía de Minas S.A.A. expuso en el Webinar: “Propuestas estratégicas para reactivar la industria minera peruana”, organizado por el Capítulo de Ingeniería Minas del Colegio de Ingenieros del Perú. En este evento, destacó la importancia de poner en valor todos nuestros proyectos, no solo los mineros. Asimismo, envió un mensaje de aliento y optimismo a todos los peruanos para sacar la cara por nuestro país.

Durante su exposición, manifestó que la salida de la crisis dependerá de la pronta contención de la enfermedad, cuánto afecte esta pandemia a la economía familiar y de las empresas, además de las respuestas de políticas macroeconómicas potentes y prolongadas que puede implementar el Ejecutivo.

Optimismo en el futuro

Señalan proyecciones de especialistas que la minería, junto a la pesca y agroindustria, serán los primeros sectores en recuperarse, lo cual se prevé para el próximo año. Sumado a ello, tajo a colación un estudio de Boston Consulting Group, el cual dio a conocer que en el Perú más del 85% de las personas se muestra optimista sobre el futuro de su economía.

“Será necesario contar ciudadanos peruanos optimistas: ingenieros, científicos, profesores, sociólogos, periodistas, entre otros, que ejerzan su influencia positiva en la sociedad para salir adelante”, manifestó. “Somos nosotros los peruanos quienes debemos sacar la cara por nuestro país”, agregó Benavides.

Para hacer frente a esta coyuntura, destacó que se deben tener en cuenta riesgos elevados como la ruptura de la cadena de pagos, el avance del Covid-19 en Estados Unidos y el próximo año electoral (que de por sí ocasiona convulsión social en nuestro país).

La reactivación del sector minero peruano

El empresario minero reconoció que nuestro país cuenta con un círculo virtuoso minero. Sobre ello, indicó que la continuidad del negocio depende del cumplimiento de este ciclo: Exploración, Descubrimiento, Desarrollo y Producción.

“En Perú hemos avanzado mucho; pero todavía los permisos para exploración toman más tiempo que en Canadá y Australia o Chile. Nuestro país todavía es muy burocrático”, expresó.

Impacto de la minería en la economía

resaltó los efectos positivos que genera la minería en la economía del país. Por ejemplo, dinamiza la economía local y descentraliza el país (al generar empleo, requerir servicios y efectuar compras locales). También desarrolla la infraestructura de las regiones a través de la construcción de vías de comunicación, redes de electrificación, mejora de las comunicaciones, desarrollo de proyectos hídricos, así como importantes aportes en educación y salud. Asimismo, facilita el desarrollo sostenible y contribuye con la economía regional y local mediante el canon minero, pago de regalías, derechos de vigencia, entre otros.

La responsabilidad social debe ser compartida

El profesor Michael Porter, de la Universidad de Harvard, habla del valor compartido. “Valor no viene sin responsabilidad. Por ello, la responsabilidad social también tiene ser compartida. Las empresas son parte de ella; pero el objetivo en común debe ser el desarrollo sostenible de nuestro país. Para ello, deben participar también el gobierno central, la cooperación internacional gobiernos regionales, gobiernos locales, ONG, empresa, comunidad, sociedad civil y otras instituciones.

“Quienes trabajamos en la punta del cerro, donde el diablo perdió el poncho, sabemos de la ausencia del Estado”, manifestó.

Claves para la reactivación de la minería

A pesar de la recesión global, el mundo mantiene una demanda por los metales que producimos: cobre, oro, plata, zinc, plomo, estaño, molibdeno y hierro. Para aprovechar ello, se debe formular un plan efectivo de reactivación minera, el cual debe desglosarse de acuerdo a los subsectores que la componen.

Por un lado, está la gran y mediana minería, caracterizada por

  • Ser 100% formales.
  • Emplear a más de 200 mil personas directamente y a más de 1 millón de peruanos indirectamente.
  • Tener un portafolio de proyectos valorizado en US$ 60,000 millones.

indicó que se requiere respaldo político regional y local para desarrollar los nuevos proyectos.

Por otro lado, está la pequeña minería y minería artesanal, que se distingue por:

  • Ser más intensiva en mano de obra,
  • Dedicarse principalmente a producir oro.
  • Muchas aún no logran formalizarse.
  • Emplear directamente a 100,000 trabajadores.
  • Tener una producción aurífera no formal de 600,000 onzas al año. Esto es US$ 1,000 millones anuales.

Aquí el empresario minero propone un enfoque de formalización basado en generar incentivos para incrementar la productividad en toda la cadena de valor, así como un eslabonamiento con la industria local proveedora de insumos y equipos.

 “Los mineros grandes no estamos en contra de los mineros informales, lo que sí queremos es que cuiden el medio ambiente, respeten a las comunidades en sus alrededores y hagan un esfuerzo por formalizarse”, agregó.

¿Qué estamos haciendo para reactivar el sector minero?

Atributos clave:

  • Operación remota (enclaves)
  • Huella operativa bajo vigilancia privada
  • Campamentos, comedores, centros médicos
  • Fuerza laboral organizada con sistema rotativo (células de trabajo, embajadores de la salud)
  • Sistema de seguridad industrial: disciplina extensible a un nuevo estándar sanitario
  • Logística de ingreso y salida (pocos proveedores con acceso regulado y rigurosos protocolos)

Grupos de interés: 

  • Comunidades
  • Gobiernos locales
  • Gobiernos regionales
  • Gobierno central

Sistema de trabajo:

  • Sistema rotativo actual de 14 x 7 debe convertirse en 30 x 15 o 60 x 30
  • Incremento de controles sanitarios (toma de temperatura, pruebas rápidas y moleculares)
  • Foco en guardia que ingresa y que requiere monitoreo estricto los primeros 14 días

Compensar periodo sin producción:

  • Nuevo plan de producción 2020 enfocado en zonas de alto contenido metálico
  • Incrementar capacidad de tratamiento existente

Acompañamiento del Estado:

  • Acelerar plazo de autorizaciones y permisos
  • Silencio administrativo positivo + caución (control ex-post)
  • Plazos precautorios para consulta previa y Certificados de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA)
  • Avance del concepto de “ventanilla única” al “espacio único” donde todos los estamentos del Estado atienden conjuntamente los proyectos de inversión

Tercera Ola de Reactivación Económica

Roque Benavides propuso una tercera ola de reactivación económica, la cual debe venir tras contener la propagación del COVID-19 (primea ola) y luego de reactivar los principales sectores económicos y productivos del país (segunda ola). Esta “consiste en poner en valor todos y cada uno de los proyectos que tenemos a nuestro alcance a lo largo y ancho del país”. De esta manera, el impacto positivo de estas inversiones será la generación de miles de puestos de trabajo y encadenamientos productivos, que son tan necesarios para poner en marcha otra vez los motores de la economía.

Para ello, se debe empezar con los proyectos de irrigación, agua y agricultura:

  • Proyecto Chavimochic III. (Al 80% de avance de obra está paralizado)
  • Presa de Palo Redondo.
  • Proyecto Majes-Siguas II.
  • Construir la Presa de Paltiture (Parte de esa agua puede ser para el proyecto Tía María).

Destrabar los proyectos mineros

En el ámbito de la minería también hay importantes proyectos que pueden ser reactivados. Entre los principales tenemos a Tía María, San Gabriel, Quellaveco, Zafranal, Pampa del Pongo, Mina Justa, Michiquillay, Galeno, Conga, Sulfuros de Yanacocha, La Zanja, Tantahuatay, La Granja, Cañariaco, entre otros.

 “¿Vamos a esperar, como esperamos en el caso de Antamina (que los denuncios los puso mi padre trabajando para la Cerro de Pasco en 1950 y entró en producción después del 2002)?”, expresó Roque Benavides.