Se-frustra-inspección-a-mina-Arasi-en-Puno

Ocuviri es uno de los distritos de la provincia puneña de Lampa. En su territorio funciona la empresa minera Aruntani, cuya unidad que explotaba oro y ahora está en proceso de cierre. Las relaciones con la comunidad siempre fueron tensas. coronaviruses acusada de contaminar el medio ambiente y algunos voceros de la empresa sostienen que se apela a “estas excusas” para arrancarles algún aporte económico. La crisis sanitaria como consecuencia del no ha relajado esa situación.

Días atrás, en redes sociales, circuló el rumor de trabajadores contaminados en el campamento. En el distrito se constituyó una comisión del distrito presidido por el alcalde Rómulo Ccasa para efectuar una visita. En esta se pretendía comprobar si se cumplían los protocolos de bioseguridad. La comitiva llegó la mañana del jueves pasado y pidió ingresar al campamento.

El personal minero activó su protocolo sanitario en una de sus tranqueras. Trabajadores y visitantes están obligados a someterse a una prueba rápida de COVID-19. El objetivo de la medida apunta a detectar positivos en el ingreso y evitar que el virus se propague en las instalaciones.

Los integrantes de la comisión quisieron ingresar sin cumplir esa norma. Hubo un tira y jala. A regañadientes la minera aceptó proporcionar las pruebas rápidas para que estos pasen el examen. Tras los resultados, uno de los miembros de la comitiva dio positivo. Eso hizo fracasar la inspección. Inmediatamente se trasladó hasta el poblado al positivo aislado para evitar el contagio.

Este medio se contactó con la jefe de Epidemiología de la jurisdicción Vanesa Condori. Ella confirmó que un servidor municipal dio positivo a la COVID-19, sin embargo, el caso fue calificado como indeterminado (el resultado no era tan claro en los marcadores de la prueba).

Condori señaló que el viernes en la mañana volvió a aplicarse el mismo examen y el resultado fue negativo. Esto confirma la incertidumbre con las pruebas rápidas que dan falsos positivos y negativos. Aparentemente no son instrumentos eficaces para luchar con un enemigo tan voraz como el COVID-19.

Para Condori, Ocuviri sigue siendo un distrito libre de . Sobre lo ocurrido en los campamentos de las autoridades guardaron silencio. La subprefecta Esther Huaynacho que formó parte de la delegación sostuvo que desconocía lo ocurrido con el servidor edil. Dijo que tras la aplicación de las pruebas el alcalde abandonó el lugar en forma intempestiva sin despedirse.

Fuente: La República