canon minero

La deficiencia en el gasto del canon y regalías mineras de las regiones del país, incluida Arequipa, afecta la concreción de proyectos de desarrollo para las jurisdicciones.

Un reporte de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) detalla que desde 2011 hasta 2020, se trasfirió un total de S/40 mil millones en canon y regalías, como producto de las actividades extractivas mineras del país.

El presidente de la SNMPE, Pablo de la Flor, señaló que Arequipa ocupa el segundo lugar de las regiones que más se beneficiaron en estos 10 años de estos conceptos, siendo superada solamente por Áncash.

La región mistiana representa un 30% de dichos montos, aproximadamente S/12 mil millones, los cuales se distribuyeron a los gobiernos subnacionales (gobierno regional, municipios provinciales y distritales). Sin embargo, pese a ello, Arequipa solo llega a ejecutar un 58% del canon y regalías.

Lee también:  Minem otorgó reconocimiento a las conductas empresariales responsables

En general, según De la Flor, el rubro en el que más se utilizan los recursos del canon, sobrecanon y regalías son en el sector transporte (vías de comunicación) y planeamiento (elaboración de proyectos), llegando a sumar un 39%, mientras que en la salud es solo un 4%. Si bien son cifras alarmantes por la situación crítica que atraviesa el país, ese no es el principal defecto.

Lo que aqueja es la falta latente de conciencia y consistencia en el tiempo entre las necesidades a cubrir y los rubros priorizados en estos recursos. “Es necesario ensayar distintas fórmulas y revisar este mecanismo, a fin de asegurar impactos positivos para los que fue creado el canon y que lamentablemente no se confirman”, señaló De la Flor, en el seminario web “Diálogo: Desafíos de traducir la renta minera en desarrollo”, que forma parte de las actividades ‘Camino al 14 Simposium del Oro, la Plata y el Cobre’, que se realizará en Lima en 2022.

Lee también:  Confiep: Inversiones mineras podrían parar

DEFICIENCIAS

Mientras que la consultora sénior de la FAO, Carolina Trivelli, señaló que “si bien la distribución puede mejorarse, la economía política de ese cambio es tan compleja, existe una agenda complementaria de cómo afronta el Estado peruano, en sus tres niveles de gobierno el desafío de cierres de brechas en las zonas más alejadas”.

Si bien existieron intentos por mejorar la distribución del canon minero, todos fracasaron, ya sea por temas políticos, priorizaciones en sectores erróneos o problemas de seguimiento y comunicación de cómo se utilizan estos recursos.

Milton Von Hesse, director de Videnza Consultores y exministro de los portafolios de Agricultura y Vivienda, Construcción y Saneamiento, precisó que es necesario focalizar la inversión y la transparencia en el uso.

“Recuerdo alguna vez que viajé por varios sitios de Espinar, en la mayoría había palacios municipales, iglesias, constructoras y en otros lugares no, el motivo era porque el alcalde en aquella época repartía el canon en función a la conveniencia política de su partido”. Lo que queda claro es que no se tiene una mirada de desarrollo donde se designa el canon minero, es por eso que la cartera de proyectos se ve limitada y sin seguimiento, donde no se avanza y pocas veces se llega a concluir”.

Lo que se propone es poner reglas de financiamiento mucho más estrictas, donde se priorice los rubros con mayor necesidad, donde se ejecute proyectos con seguimiento de un Oficina de Gestión de Proyectos (PMO), para poder avanzar de manera amplia y transparente.

Lee también:  Ministro Merino en diálogo con dirigentes del Valle de Tambo: política de puertas abiertas para nuevo pacto social

Fuente: Los Andes