Felipe Cantuarias

Felipe Cantuarias, presidente de la (Foto: Gestión)

El discurso pronunciado por el presidente del Consejo de Ministros , llamando a la unidad nacional y que recibió el voto de confianza del Congreso de la República, es una buena noticia para el país, porque es un primer e importante paso de la clase política a sobreponer los intereses del Perú y de la ciudadanía sobre cualquier otro asunto.

En ese sentido, la () saluda y se suma a ese llamado. Además consideramos muy positivo que el jefe del gabinete ministerial haya incluido en su mensaje el compromiso de aprobar y asegurar el financiamiento del Plan del Cierre de Brechas para la población del ámbito petrolero de la región Loreto. Es la primera vez que ante el Parlamento el gobierno se refiere de manera específica al cumplimiento de esta promesa.

Asimismo, la consideró que, si bien el referido plan incluye 25 distritos pertenecientes a las provincias del Datem del Marañon, Loreto, Alto Amazonas, Requena y Maynas, los esfuerzos por el cierre de brechas debe extenderse a todas las comunidades de la región Loreto que no cuentan con servicios básicos.

De acuerdo al reporte presentado en junio pasado por el Ministerio de Economía ante la comisión de Energía y Minas del Congreso, los ingresos generados en lo últimos 17 años por concepto de canon petrolero, gasífero y minero, 191 mil millones de soles en total, han sido suficientes para cerrar hasta seis veces la brecha de infraestructura en todo el territorio nacional, pero eso no ha ocurrido y por el contrario las localidades que mayores ingresos generan al país por el aprovechamiento de recursos naturales, son las que más adolecen por la falta de servicios públicos de calidad.

Para superar esta crisis sanitaria y económica sin precedentes, es esencial mantener la paz social, la que solo será posible traduciendo los compromisos hechos a la ciudadanía en acciones concretas e inmediatas que renueven la confianza en las instituciones del Estado.

Como industria de hidrocarburos, la SPH reitera su compromiso en acompañar e impulsar este proceso desde el rol social que también compete a las empresas, sin descuidar el liderazgo que le corresponde asumir al gobierno y sus autoridades.