consulta previa

El Ministerio de Energía y Minas (Minem) informó que concluyó con la consulta previa para el proyecto para explotación de cobre Tajo Pampacancha, que desarrolla la empresa Hudbay, en Cusco, en el que espera alcanzar una inversión de US$70 millones.

El referido proyecto, según el Minem, cuenta ya con estudio de factibilidad, y la fecha de inicio de su construcción está prevista para el 2021, de forma que se pueda poner en marcha el año 2022.

Asimismo, durante el V Congreso de Comasurmin, el ministro de Energía y Minas, Jaime Gálvez, anunció que se firmó una adenda para continuar con la consulta previa para el proyecto cuprífero Integración Coroccohuayco, también situado en Cusco, y que esperaba una inversión de US$590 millones.

No obstante, en este último caso, la empresa Antapaccay, a cargo del citado proyecto, había reiterado semanas atrás que no tenía previsto aún iniciar la construcción de Integración Coroccohuayco durante este ni en el próximo año, y que estaba en fase de rediseño y estudios de viabilidad.

Vale recordar que, en diciembre de 2019 el Servicio Nacional de Certificación Ambiental (Senace) había aprobado la Modificatoria del Estudio de Impacto Ambiental Detallado (MEIAd) del proyecto Coroccohuayco, y que preveía alcanzar una producción anual estimada de 150,000 toneladas métricas finas.

Con el resultado antes mencionado de Tajo Pampacancha, suman ya 24 los procesos de consulta previa aprobados para diversos proyectos mineros en los últimos años, que registra el Ministerio de Energía y Minas, en su mayoría para iniciativas de exploración minera.

Entre ellos figura el proyecto Exploración Aurora, a cargo de la compañía Minera Focus S.A.C. cuya consulta previa involucró a la comunidad campesina de Parobamba, en la provincia de Calca, en Cusco. También el proyecto Exploración Toropunto SMC, de la empresa Toropunto LTD; en la provincia de Huaylas, en Ancash.

También está incluido el proyecto de Exploración Misha, de Minera Barrick Misquichilca S.A.. que involucró a la comunidad campesina de Cotarusi, en Aymaraes, Apurimac; y las consultas a los proyectos Exploración La Merced, también de Barrick; Exploración Apumayo, de Apumayo S.A.C., en Lucanas, Ayacucho, entre otros.

Vale recordar que los procesos de consulta previa a las comunidades campesinas o pueblos originarios asentados en las áreas de influencia de proyectos, en este caso mineros, es un requisito previo para que el Minem apruebe la puesta en marcha de los referidos proyectos, tanto para la fase de exploración, como también para la de explotación de los yacimientos.

Es decir, una vez concluida una consulta previa para exploración, es necesario realizar una nueva consulta previa para pasar a la fase de explotación del mismo proyecto.

Como paso previo para ese procedimiento, el Ministerio de Cultura debe haber determinado que las comunidades a consultar se constituyen, efectivamente, en pueblos originarios, como exigen las normas que regulan la realización de la consulta previa.

Fuente: Gestión