Premios PA2021
Pedro Castillo Terrones

(Foto: GEC)

Fue una investidura presidencial como ninguna otra en la historia reciente del Perú. Pedro Castillo, el nuevo presidente de izquierda, asumió el cargo el 28 de julio tras la más estrecha de las victorias electorales en un país amargamente dividido. Pero retrasó el nombramiento de su gabinete hasta los días siguientes, dejando al Perú temporalmente sin gobierno.

Su discurso inaugural fue de tono moderado en general, prometiendo un “cambio responsable” en la economía y más dinero para la atención médica y la educación. Pero insistió en que buscará instalar una asamblea constituyente para redactar una nueva constitución, el dispositivo utilizado por caudillos populistas de izquierda como Hugo Chávez en Venezuela y Evo Morales en Bolivia para concentrar el poder y aferrarse a él. Para su investidura usó una chaqueta índigo sin cuello, aparentemente copiada de Morales, así como su característico sombrero de fibra de palma color crema.

La toma de posesión de Castillo tuvo lugar con ocasión del bicentenario de la independencia del Perú del dominio colonial español. En un gesto populista, dijo que no gobernaría desde el palacio presidencial, construido en el solar de la casa de Francisco Pizarro, el conquistador español del Perú. En cambio, su oficina estará en el centro de convenciones de Lima. Agricultor, maestro de escuela y líder sindical de la sierra norte del Perú, Castillo es para algunos un símbolo de aquellos a menudo ignorados en la vida política del país.

De hecho, no es el primer presidente mestizo, ni es el primer ‘outsider’ político en lograr el cargo máximo. Pero de todos los presidentes del Perú, fue elegido siendo el menos experimentado, teniendo el plan más izquierdista y con un mandato que apunta a ser muy débil, al haber ganado solo el 15% del total de votos en la primera ronda de las elecciones en abril. Ganó una segunda vuelta el 6 de junio por solo 44,000 votos de 17.5 millones, y solo porque muchos peruanos de centro no pudieron decidirse a votar por su oponente, Keiko Fujimori, una conservadora cuyo padre Alberto gobernó el Perú como un autócrata en la década de 1990.

No fue culpa de Castillo que no fuera declarado ganador hasta el 19 de julio. La demora se debió a que Fujimori denunció fraude; sus acusaciones fueron finalmente desestimadas por el tribunal electoral. Pero Castillo ha sabido durante semanas que esto era casi seguro. Podría haberse movido mucho más rápido para ofrecer tranquilidad al país sobre sus planes. Ha dicho poco en público desde las elecciones y evita las entrevistas con los medios. Parece desconfiado por naturaleza. Sus ayudantes más cercanos son miembros de su numerosa familia extendida y camaradas del sindicato de maestros.

La demora en nombrar un gabinete sugirió que a Castillo le resulta difícil tomar decisiones y señala las luchas internas entre él y Vladimir Cerrón, el jefe político marxista-leninista que dirige Perú Libre, el partido de extrema izquierda por el que se postuló Castillo. Todo sugiere que Castillo no tiene muchas opciones en cuanto a talentos para formar su equipo.

Asume el control en circunstancias difíciles. Perú ha sufrido mucho por la pandemia, con más muertes registradas oficialmente como porcentaje de la población que cualquier otro país. Su débil sistema de salud estaba abrumado. La economía se contrajo un 11% el año pasado, mientras que la tasa oficial de pobreza aumentó del 20% al 30%. Eso alimentó la ira contra el establecimiento político y fue un factor en la victoria de Castillo.

Francisco Sagasti, presidente interino desde noviembre, ha sentado las bases para la recuperación, organizando las vacunaciones. La economía puede recuperar este año la mayor parte del terreno perdido. Pero los cimientos siguen siendo frágiles. “Tenemos polarización política en lugar de liderazgo político”, dice la economista Liliana Rojas-Suarez. El sector privado desconfía, especialmente de la idea de una asamblea constituyente.

La mayor interrogante es sobre la influencia de Cerrón, un médico educado en Cuba. Sólo porque se le impidió postularse por una condena por corrupción cuando era gobernador regional, Perú Libre recurrió a Castillo. Más de la mitad de los 37 legisladores de Perú Libre en el Congreso de 130 escaños responden a Cerrón.

Castillo ha hecho algunos gestos de moderación. Ha dicho que mantendría en su cargo al presidente del banco central, un profesional respetado. Pedro Francke, el probable nuevo ministro de Economía, es un moderado. Cerrón lo ha criticado por sonar como “un chico de Chicago, aquellos que han fracasado durante décadas”.

De hecho, la economía de libre mercado de Perú generó un rápido crecimiento, aunque la inestabilidad política la ha erosionado desde el 2016. La tasa de pobreza cayó de más del 50% en el 2001 al 20% en el 2019. Las fallas han sido un estado y servicios públicos sin reformas.

Para gobernar eficazmente, Castillo “necesita moderarse en todos los sentidos y Cerrón no se lo permite”, dice Gino Costa, un legislador saliente del partido centrista Morado. Dos encuestas de este mes encontraron que solo alrededor del 30% de los peruanos quieren una nueva constitución y cambios radicales en la política económica.

Los partidos de derecha y centro tienen mayoría en el nuevo Congreso. Castillo dijo que obedecería la constitución existente, que requiere una mayoría en el Congreso y un referéndum para enmendarla. No está claro cómo conciliaría esto con su propuesta de una asamblea constituyente.

Muchos en la derecha rechazan la presidencia de Castillo. Fujimori dijo que aceptaría el resultado de las elecciones, pero al mismo tiempo que sus partidarios trabajarían “para restablecer la legitimidad”, una amenaza solapada de derrocar al nuevo gobierno. El Congreso anterior tenía un gusto por el juicio político, probándolo cuatro veces en tres años. Forzó la dimisión de un presidente y acusó a otro. La oposición no está lejos de los 87 votos requeridos.

¿Sobrevivirá o se autodestruirá Castillo? Sus principales activos son la retórica populista plausible y una imagen de honestidad y autenticidad en un país que clama por estas cualidades. “Si dura un año probablemente pueda durar cinco” y completar su mandato, aventura un exministro. Pero eso, y lo que esos años significarán para el Perú, dependerá de las decisiones que tome en las próximas semanas.

Fuente: The Economist