ProActivo

Presidente de , , instó también a aprovechar el potencial de la Amazonía y su diversidad de recursos naturales.

El con brindó preferencias arancelarias a la oferta exportable nacional con valor agregado y generó un efecto descentralizador que facilitó el desarrollo de varias regiones del interior, en especial de la Costa y de la Sierra, por lo que el reto ahora es que la Selva aproveche el acuerdo, manifestó el presidente de la Asociación de Exportadores (), Llanos.

Durante su participación en la conferencia “10 Años del Perú-: Impacto y Perspectivas”, organizada por el Ministerio de Relaciones Exteriores (RR.EE.), comentó que a partir de este acuerdo comercial Perú experimentó mejoras ‘hacia adentro’ y actividades productivas como la agroindustria pudieron dinamizarse.

“Tuvimos buenos resultados en casi toda la costa peruana (Lambayeque, La Libertad, Piura, Áncash, Ica, y Arequipa), aunque otras regiones redujeron sus despachos al mercado estadounidense”, indicó el titular del gremio exportador.

Amazonía: asignatura pendiente

Fischer lamentó que regiones de la selva como Loreto, Ucayali y Madre de Dios vean a la baja sus envíos a ese destino pese a la enorme riqueza que poseen en recursos naturales, como el forestal, los cuales con un mejor aprovechamiento beneficiarían principalmente a los pequeños productores.

“El 61% de territorio peruano es bosque tropical amazónico, el cual nos define como un país megadiverso, rico en atributos naturales, sin embargo recursos como la madera no han contribuido ni con el 1% de los más de US$ 47 mil millones exportados en el 2018”, subrayó.

En ese sentido, exhortó a no olvidar que el territorio amazónico está dentro de la agenda del cambio climático por lo cual urge ponerlo en valor para que no siga afectado por la pobreza y el calentamiento global. “Ese acuerdo comercial es exitoso porque se dio mediante un esfuerzo consensuado entre sector público y privado al desarrollar una política de Estado”, acotó.

El líder gremial instó también a mantener este impulso y concretar una construcción público privada para llegar a buenos niveles de gobernanza. “La generación de políticas de forma concertada es el camino a seguir con los actores del campo y de la industria, y en ese rumbo debemos trabajar en los temas de competitividad, productividad y mejoras en la cadena logística”, puntualizó.

Entre el 2009 (años que entró en vigencia el acuerdo comercial) y el 2018, las no tradicionales pasaron de US$ 1,552 millones a US$ 3 mil 581 millones 554). Los subsectores que lo aprovecharon mejor fueron la agroindustria, siderometalurgia, minería no metálica, pesca y confecciones.

Los productos que lideran el ranking son los arándanos, uvas, espárragos, paltas, fosfatos de calcio natural, t-shirt de algodón, joyería, alcachofas, cinc sin alear y los cítricos.

El dato

informó que las peruanas con valor agregado a se incrementaron 7.8% entre enero-octubre de este año (respecto al mismo periodo del año pasado) impulsadas por los productos agroindustriales.