Ante los diversos escenarios que pudieran tener los remates de los activos de (), los acreedores laborales toman sus previsiones.

Y es que ante la situación en que únicamente se venda la Unidad y no el Complejo Metalúrgico de (CMLO), los trabajadores pretenden ejercer el derecho de, junto a un socio, adjudicarse este activo.

De acuerdo a este mandato los trabajadores deben actuar como un inversionista y por ello un asesor de inversión buscará a un socio que ponga el dinero para la adjudicación así como el capital de trabajo para reiniciar los circuitos de plomo y zinc.

Se pudo conocer que según los técnicos de , empresa encargada de la liquidación de , se requieren unos US$ 116 millones para el inicio de operaciones en .

Lee también:  El precio del rodio se disparó a más de US$ 14,000 la onza, un máximo histórico

Fuente: La República