Guillermo Shinno

  • El Perú cuenta con las reservas geológicas necesarias para afrontar coyuntura internacional.
  • La demanda de metal rojo se duplicará en los próximos 20 años, aproximándose a 14 millones de toneladas adicionales.

El mercado mundial de cobre se verá favorecido por un aumento de precios a causa de un incremento en la demanda y a la baja en las previsiones de producción de dicho metal. Frente al requerimiento de diversas industrias, el Perú puede ganar terreno para mantenerse como segundo productor mundial del metal rojo y combatir la recesión.

“La transición energética en la que ya se embarcaron las empresas va a multiplicar la demanda de cobre. Por ejemplo, un auto eléctrico requiere 5 veces más la cantidad de cobre que un auto a combustión. El Perú debe aprovechar la necesidad que tienen las industrias pues estamos entre los 3 países del mundo con mayores reservas de cobre,” señaló Guillermo Shinno, Gerente General de Minera Apumayo.

Ver también:  El cobre alcanza máximos de 14 meses, apoyado por fondos que siguen la tendencia

Al cierre de este año, se estima que la producción de metal rojo en el Perú cerrará en 2.7 millones de toneladas métricas finas. Según la última edición del Boletín Estadístico Minero del Ministerio de Energía y Minas, el crecimiento al mes de octubre fue de 1.9% con relación al mismo mes del 2022.

Se estima que, si se pone en producción todos los proyectos de la actual cartera, se podría duplicar la producción cuprífera nacional. Dicha cifra alcanzaría las 5.4 toneladas, dejando al Perú casi al nivel de Chile, primer productor de cobre del mundo.

Incentivar el cobre desde el Estado

Si bien el potencial geológico del Perú es reconocido a nivel internacional es necesario darle un impulso a la industria cuprífera agilizando los procesos para las ampliaciones o expansiones de los actuales yacimientos.

Ver también:  Fitch mejora estimaciones para los precios del cobre y el aluminio este año

“El gobierno debe garantizar que las unidades que vienen operando aumenten su producción y, por lo tanto, obtengan sus permisos con mucha más rapidez. Tomemos el caso de Antamina que requiere 4 años para prepararse para una ampliación, por lo cual necesita los permisos cuanto antes, tanto de la modificatoria del estudio de impacto ambiental como la posterior autorización de construcción. Es vital que el sistema se agilice,” indicó el exviceministro de minería.

Por otro lado, el especialista agregó que las autoridades deben embarcarse en la tarea de difundir los beneficios del sector minero en general. “Los impuestos, regalías y canon minero son recursos que ingresan al país y que permiten dinamizar la economía en medio de la actual recesión,” puntualizó.