Ex Director General de Formalización Minera del Ministerio de Energía y Minas, Máximo Gallo Quintana.

Para el ex Director General de Formalización Minera del MINEM, Máximo Gallo Quintana, el Estado debe garantizar su permanencia en las zonas interdictadas para que el minero ilegal no vuelva a ingresar. 

Para el ex Director General de Formalización Minera del Ministerio de Energía y Minas, Máximo Gallo, los casi 164 millones de soles destinados a la lucha para la erradicación de la minería ilegal, en atención a una estrategia que priorizó las interdicciones con gran demanda de logística, solo consiguió resultados deprimentes, pues los enclaves de mayor concentración de minería ilegal siguen operando impunemente.

“Fueron 107 operativos de interdicción en Madre de Dios, entre el 2014 y el 2017, ¿han cambiado en algo la situación de degradación ambiental y social en La Pampa?. La respuesta contundente es NO: cada día hay una mayor cantidad de hectáreas de bosques deforestadas, crímenes conexos al por mayor y un nivel de corrupción de autoridades en la zona a las que les resulta rentable que esta situación continúe”.

“Si queremos que algo cambie no podemos seguir haciendo lo mismo que no ha dado resultados por años. Se requiere una nueva estrategia y urgentemente. Lo primero es diferenciar claramente a los mineros ilegales de los informales, pues estos últimos están asumiendo un claro compromiso para mejorar sus prácticas en las zonas en las que el Estado ha definido que puede realizarse minería de manera responsable. Ellos junto con otros sectores productivos y sociales de Madre de Dios están a la espera de ser convocados para sumarse a la lucha contra la minería ilegal, que ellos también repudian”, expresó el especialista.

Para Gallo Quintana, es necesario recuperar el territorio en el que están operando los ilegales  y se garantizar la presencia permanente del Estado y la participación social activa que otorgue sostenibilidad porque en caso contrario las interdicciones seguirán sucediendo sin que se solucione el problema central.

“Existe una nueva estrategia que ha sido presentada en la Comisión creada para hacer seguimiento de este tema, pero que no pudo ser concretada por la inestabilidad política que se vivió en los últimos meses del gobierno anterior y por la debilidad de los representantes de los sectores públicos con asiento en dicha Comisión, que no tenían el respaldo político en sus propios ministerios. Este nuevo gobierno tiene la gran oportunidad de demostrar que la propuesta de formalización minera del Estado viene con una clara oferta de inclusión, pero también con un fuerte compromiso de erradicación de la minería ilegal”, concluyó.

Fuente: La República