cocina-gas

El mayor uso de en los hogares peruanos elevó el consumo de combustibles limpios en el país en los últimos años. Así, el 81% de las familias peruanas consume este tipo de combustibles limpios, contribuyendo en la mejora de la calidad de vida de la población, informó la Sociedad Peruana de Gas Licuado (SPGL).

La data -basada en información del - significa un importante avance respecto al nivel del 2012, cuando aproximadamente el 70% de los hogares peruanos consumía ese tipo de combustibles, detalló el gremio.

En ese año se emitió el Decreto Supremo 022-2012-EM, que establece que únicamente los locales de venta podrán comercializar los cilindros de de propiedad o bajo responsabilidad de una sola empresa envasadora, y que permitió una mayor masificación del , a través del aumento del número de locales de venta. A la fecha, el 79% de los hogares peruanos ya usa .

Lee también:  SNMPE: propuestas del Minem darán nuevo impulso a masificación del gas natural en Perú

De acuerdo al gremio, el avance también se ve en la zona rural, donde el 53% de los hogares consume combustibles limpios. Hace ocho años, la tasa apenas superaba el 20%, según la data del .

En este resultado también ha sido importante la influencia del . La SPGL explicó que el esfuerzo realizado por las empresas envasadoras de ha promovido un incremento de casi el 30% en el uso de ese combustible en las zonas rurales.

Uso de combustibles limpios por parte de las familias peruanas

(Fuente: )

Uso de combustibles contaminantes en descenso

El gremio señaló que esta nueva realidad ha permitido el menor consumo de combustibles contaminantes, como la leña, que es usada por el 17% de los hogares a nivel nacional. Hasta el 2011, más del 70% de hogares usaba leña. No obstante, en las zonas rurales el uso de este combustible, pese a la disminución, aún es alta: el 46% de las familias de esas zonas usa leña como combustible.

Lee también:  SPH: nuevo reglamento de hidrocarburos duplicaría la producción de petróleo

“El incremento en el consumo de GLP trae consigo una mejora sustancial para la salud y seguridad de las familias, dado que previene enfermedades de salud causadas por los gases contaminantes de la combustión de la leña y otros combustibles contaminantes, y disminuye el riesgo de sufrir accidentes y/o afectaciones a su integridad física durante el recojo de leña en las zonas rurales”, indicó Samuel Vásquez, presidente de la SPGL.

Uso de leña para cocinar por parte de las familias peruanas

(Foto: INEI)