Víctor Gobitz (IIMP)

ProActivo | Víctor Gobitz, presidente y gerente general de Antamina, remarca que la fabricación de autos eléctricos duplicará la demanda de cobre a nivel global lo cual sería una enorme oportunidad para Perú.

El mundo va camino a disminuir el consumo de combustibles fósiles y por lo tanto crece la electrificación de toda la economía, es ahí donde aparece el cobre como un componente protagonista. Así lo señala Víctor Gobitz, presidente y gerente general de Antamina.

“El mundo produce 25 millones de toneladas de cobre, el Perú produce 2,5 millones y Chile 5 millones. Al 2050 se estima que la demanda de cobre suba a 50 millones de toneladas. Entonces el requerimiento global de mayor consumo de cobre es visible. Tanto Perú como Chile tienen una ventaja, ambos tienen el 40% de las reservas de cobre y específicamente el Perú tiene un portafolio de proyectos de cobre de 50 mil millones de dólares. Es una oportunidad que como país deberíamos verlo como una oportunidad para cerrar las brechas y mejorar la infraestructura pública que integre las zonas remotas altoandinas con las costeras y generar los fondos necesarios que el país necesita para un desarrollo pleno”, afirmó Gobitz en entrevista exclusiva con ProActivo.

Ver también:  Víctor Gobitz: Perú tiene madurez en la industria del cobre

Consultado sobre si la constante crisis política y social está frenando la industria del cobre en el país, Gobitz dijo que sí y que, de superarse, Perú puede llegar a los niveles de producción del vecino del sur.

“El Perú con su portafolio de proyectos, si desarrolla el nodo sur y el nodo norte podría llegar a tener una producción similar a la que tiene Chile hoy. Puede aportar 5 millones (de toneladas de cobre) de esos 50 millones que el mundo requiere y de esa manera desarrollar territorios. Si no logra su potencial producción, por esos desencuentros por falta de liderazgo y/o visión de estadista que tenemos en la política nacional, terminamos desarrollando el 10, 20 o 30% de ese portafolio. Y sin llegar a una producción cero, se nos va el tren”, indicó.

El CEO de Antamina señaló que en ese contexto otras jurisdicciones vecinas como Chile, Brasil, o Ecuador, pueden comenzar a tomar un desarrollo mayor al de Perú, captando las inversiones requeridas por las que los países compiten. Mientras en Perú sigue la discusión sin llegar a acuerdos.

Ver también:  Minam implementa proyectos de inversión por más de S/ 169 millones para conservación de bosques

“Una segunda oleada podría ser desarrollar la infraestructura que nos permita producir cobre fino, el gran conductor eléctrico que nos puede permitir producir productos finales. Ya no tendríamos que producir concentrados o cátodos de cobre, si no producir el conductor final para cada aplicación, eso generaría un desarrollo industrial mayor que requiere una solución tecnológica. Con ello lograríamos el sueño de llegar al producto final de uso industrial”, puntualizó

Al preguntarle sobre cómo mejorar la industria de cobre en el Perú, Gobitz manifestó que “Necesitamos un Perú con líderes y estadistas no revoltosos ni agitadores que planifiquen el desarrollo en base al potencial del territorio”.

Sobre el panorama para la minería en el 2023, Gobitz indicó que esta crisis nacional será superada en base al diálogo y a la imposición del estado de Derecho. “Somos un país democrático y con división de poderes lo suficientemente clara. Dicho esto, el año 2023 para la minería debe ser un año de tratar de abordar temas que creo que, además del desarrollo de la industria minera, deben ayudar al desarrollo del país”, afirmó.

Ver también:  El rol de Perú para el tránsito hacia una economía carbono neutral

Finalmente, sobre los resultados de Antamina del 2021 y sus perspectivas para el 2023, Gobitz dijo que el balance es positivo, a pesar de que el Covid tuvo influencia negativa. “En general los resultados han sido los esperados. Ha sido un año complejo, hemos tenido la cuarta y quinta ola de Covid, felizmente mucho menos letal, pero igual impacta en la fuerza laboral. Hemos mejorado mucho las relaciones con nuestro entorno, hay muchas mesas de diálogo de trabajo colaborativo y para el 2023 esperamos lograr la aprobación del estudio de impacto ambiental que nos permitiría invertir un poco más de 1,600 millones de dólares y extender la vida de Antamina hasta el 2036”, señaló.