Inicio Economía Desde el trampolín del 2012, canon minero sigue cayendo

Desde el trampolín del 2012, canon minero sigue cayendo

18 minuto leer

mineríaEn resumen, la evolución del canon minero del 2012 a la fecha constituye, parafraseando a García Márquez, la “crónica de una muerte anunciada”, que debiera cuestionar el patrón de acumulación primario exportador sin mayor valor agregado, altamente dependiente de la demanda externa de nuestras materias primas. Si China cae, es un decir, se caen buena parte de los ingresos de exportación que obtiene el país.

Como se puede observar en el cuadro respectivo el canon minero tiene una tendencia descendente desde un pico de S/ 5,124 millones de nuevos soles en el 2012 para alcanzar los S/ 2,260 millones para el 2015 que serán distribuidos en las cuentas de los gobiernos regionales y locales. En relación a lo distribuido en el 2014 la disminución es de S/ 718 millones de nuevos soles menos, lo que significa una variación negativa del 24.1 por ciento. Lo grave es que ésta tendencia se agudizará en los próximos años, peor aún si se retrasan o se impiden importantes proyectos mineros.

Como resulta evidente los números no mienten pues la distribución por concepto de canon minero tiende a la caída. El canon es la principal renta territorial de los gobiernos locales y regionales que a su vez depende del 50 por ciento del impuesto a la renta pagado por las empresas mineras y que se transfiere desde julio de cada año con una vigencia de 12 meses. Así, lo distribuido en el 2012 corresponde al ejercicio fiscal del 2011, es decir, al impuesto a la renta abonado por la empresas del sector en dicho año y que se transfiere entre julio 2012 hasta junio 2013, y así sucesivamente, por tanto lo distribuido en el 2015 corresponde al impuesto abonado en el 2014 por el ejercicio fiscal de dicho año.

Así, el canon minero distribuido para al período julio 2015 a junio 2016 corresponde al impuesto a la renta pagado por las empresas mineras metálicas y no metálicas por el ejercicio 2014 después de aplicar una serie de beneficios tributarios y una serie de consideraciones para la determinación de la utilidad antes de impuesto imponible sobre el cual se aplica el 8 por ciento de participación en las utilidades de los trabajadores y el 30 por ciento por concepto de impuesto a la renta, y partir del 2015 la tasa vigente será de 32 por ciento, excepto para las empresas que gozan de contratos de estabilidad tributaria.

Como se podrá observar la tendencia es claramente a la baja, como si fuera un tobogán pues si en el 2012 se distribuyeron 5,124 millones de nuevos soles, en 2013 se llegó a los S/ 3,817 millones, en el 2014 peor aún se ubicaron en los S/ 2,978 millones y para el 2015 a la mezquina cifra de S/ 2,260 millones de nuevos soles, y estoy seguro que para el 2016 se estima que la cifra será mucho menor por una serie de razones.

En tal sentido, cabe preguntarse ¿Por qué se derrumba el canon minero en el 2015 y particularmente en los departamentos de Áncash y Cajamarca?

Como diría mi viejo profesor de metodología Álvaro Mendoza Diez, las “causas causales” del derrumbe en el canon tiene varias explicaciones, siendo la primera el nuevo marco tributario minero establecido en el cuarto trimestre del 2011 durante el primer gabinete del presidente Ollanta Humala, donde se establecieron las categorías del impuesto especial a la minería (IEM) aplicado a las empresas sin contrato de estabilidad tributaria y el gravamen especial a la minería (GEM) aplicado a las empresas con contratos de estabilidad tributaria, básicamente a las empresas que se establecieron en el marco de la nueva ley de minería de 1992 (Mra. Yanacocha, Mra. Antamina, Mra. Barrick Misquichilca entre otras).

A ello debiera sumarse la modificación de la ley de regalías con la ley Nº 29788 que al igual que el impuesto especial y el gravamen minero tiene la consideración de gasto fiscal deducible, es decir, se restan de la utilidad antes de impuesto a la renta para la determinación de la utilidad imponible. Por tanto, el efecto práctico es la disminución del impuesto a la renta y de la participación en las utilidades para los trabajadores del sector.

Así, en el 2014 de las regiones mineras las empresas han abonado y deducido al fisco la suma de S/ 372.5 millones por concepto de IEM, han pagado y deducido la suma de S/ 535.1 millones de nuevos soles por el GEM y por la nueva ley de regalías Nº 29798 las empresas han abonado y deducido la cifra de S/ 529 millones de nuevos soles.

Es decir, la suma del impuesto especial (IEM), gravamen especial (GEM) y nueva regalía minera equivalente a los S/ 1,436 millones de nuevos soles se deducen como gasto tributario, se restan para la determinación de la utilidad imponible, lo cual afecta los intereses de los gobiernos regionales y locales por una menor recaudación del impuesto a la renta y por tanto explican las cifras decrecientes en el canon minero como se expone en los cuadros respectivos.

En segundo lugar, el derrumbe del canon minero se debe también a los menores precios de los metales vigentes en el mercado internacional y por tanto explican los menores ingresos por ventas que perciben las empresas mineras, y las menores utilidades brutas y operativas.

Esta relativa disminución en especial en los precios del cobre y del oro deben ser analizadas con cautela pues precios del cobre por encima de los US$ 2.70 la libra de cobre y de US$ 1,260 la onza de oro todavía rentabilizan las operaciones mineras pues se mantienen superiores a los precios vigentes anteriores al 2007.

Sin embargo si se comparan los precios promedio vigentes al 2012 con un precio de la libra de cobre equivalente a US $ 3.60 dólares y del oro a US $ 1,669 la onza troy es evidente la tendencia a la baja en los precios de los metales, menores precios que en parte son compensados por mayores volúmenes extraídos de cobre y otros metales, pero no sería el caso del oro, donde disminuyen al mismo tiempo los precios y los volúmenes producidos.

En el 2011 los precios promedio del cobre estaban por encima de los US $ 4 dólares la libra y en el 2012 resultaban equivalentes a los US $ 3.60 la libra, para bajar en el 2013 hasta llegar a los US $ 3.32 y en el 2014 ubicarse en los US $ 3.11 por libra como promedio.

En el caso del oro, la onza de oro troy en el 2011 se ubicaba sobre los US$ 1,569 dólares, en el 2012 resultaban equivalentes a los US $ 1,669 dólares la onza, para bajar en el 2013 hasta llegar a los US $ 1,411 la onza y en el 2014 ubicarse en los US $ 1,266 dólares como promedio.

A pesar de tales niveles de precios las operaciones mineras en el Perú siguen siendo rentables, atractivas y competitivas, sin embargo a las regiones y gobiernos locales se les está enajenando, sustrayendo importantes montos por concepto del IEM y GEM que constituyen partidas que son centralizadas por el Ministerio de Economía y Finanzas supuestamente con el objetivo de compensar a las regiones no mineras.

Un tercer factor que explica la disminución del canon minero está en relación a las diferentes partidas que se aplican como gasto tributario y que tienen el carácter de deducible, así a los conocidos montos por depreciaciones, amortizaciones, inversiones llevadas a cabo por las empresas mineras pero que son entregadas al estado y adoptan el carácter de bienes públicos, pérdidas por ajuste de precios entre el precio vendido y el precio pagado, se debiera sumar el concepto de “deterioro de activos” que como pérdida contable se considera como parte del costo de venta, disminuyendo el monto de la utilidad imponible sobre el cual se aplica el 30 por ciento por concepto del impuesto a la renta.

EPÍLOGO
Hemos afirmado en anteriores artículos que el sector minero es el sector más importante de la economía peruana por una serie de razones, es por decirlo la “vaca lechera” a la cual hay que saber ordeñar. Sin embargo, por las razones expuestas y la información sobre la evolución del canon minero es evidente su tendencia a la disminución golpeando fuertemente la capacidad de gasto de una serie de departamentos que tienen en dicho canon la principal fuente de financiamiento para la inversión local y regional, en obras de infraestructura, carreteras, saneamiento, educación, salud, etc.

En comparación a los recursos transferidos por canon minero en el 2014 en relación al 2015 los departamentos más afectados son Áncash con un 43.2 por ciento menos, Cajamarca con 40.3 por ciento menos, Ica con una disminución equivalente 46.2 por ciento, Junín con una caída del 51.7 por ciento, Pasco con una disminución equivalente al 29.4 por ciento, Puno con una variación negativa del 22.8 por ciento y La Libertad con un 19.4 por ciento menos, éstos resultan siendo los departamentos más afectados.

Esta realidad debe impulsar un debate nacional y regional sobre la pertinencia de la inversión minera, de nuevos proyectos con la debida responsabilidad social, ambiental y tributaria donde el principal beneficiado de la riqueza extraída sean las comunidades campesinas, con inversiones locales que eleven el nivel de vida de cientos de miles de peruanos considerados entre los más pobres.

En resumen, la evolución del canon minero del 2012 a la fecha constituye parafraseando a García Márquez la “crónica de una muerte anunciada”, que debiera cuestionar el patrón de acumulación primario exportador sin mayor valor agregado, altamente dependiente de la demanda externa de nuestras materias primas. Si China cae, es un decir, se caen buena parte de los ingresos de exportación que obtiene el país.

En todo caso, lo que está sucediendo con el canon minero demostraría la precariedad, la falta de transparencia, los altos niveles de corrupción en la ejecución de las inversiones financiadas con dicho recurso, lo cual estaría determinando desgraciadamente otra “oportunidad perdida”, pues nunca como ahora las regiones y gobiernos locales han tenido tan abundantes recursos gracias a la explotación de los recursos naturales.

JORGE MANCO ZACONETTI

Diario uno

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mónica Belling
Cargue Más En Economía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *