Inicio Actualidad Hidrovía Amazónica: crónica de un proceso de concesión frustrado

Hidrovía Amazónica: crónica de un proceso de concesión frustrado

10 minuto leer

Hidrovía Amazónica

China Communications Construction Company (CCCC), único postor calificado por ProInversión para el proyecto Hidrovía Amazónica, aún no ha recibido detalles de manera formal del motivo de la cancelación a último minuto del proceso de concesión hecha por Proinversión. De hecho, la agencia peruana de promoción de la inversión privada sólo emitió un escueto comunicado indicando que tiene la facultad de cancelar el proceso cuando lo considere necesario y que hizo uso de ella. No es la primera vez que lo hace. Sucedió lo mismo en el caso de la planta de beneficio de minerales que se debía construir en Piura, en diciembre del año pasado.

Sin embargo, el silencio de ProInversión tras la cancelación de la concesión de la Hidrovía Amazónica sólo ha generado especulaciones. Por un lado, está la falta de competencia, pues se iba a tratar de un proceso con postor único. Por otro lado, está también la falta de consenso social, ya que estaría pendiente realizar la consulta previa correspondiente al proyecto. A estas teorías, se suma una tercera: la sanción del Banco Mundial que pesa sobre el holdingchino. Aunque también se puede especular que la combinación de estos tres hechos haya sido el detonante para cancelar el proceso.

AÑOS ATRÁS

En el 2009, el Banco Mundial sancionó a China Road and Bridge Corporation por prácticas colusivas en Filipinas. La sanción consistió en la exclusión de la empresa para recibir préstamos de la entidad por ocho años (es decir, hasta el 2017). China Road and Bridge Corporation luego fue absorbida por China Communications Construction Company; y el Banco Mundial señaló en el 2011 que CCCC quedaba excluida también del financiamiento del BM, como consecuencia de la sucesión de la empresa china sancionada.

Sin embargo, éste no es el único caso en el que se cuestiona la actuación por parte de CCCC.

En el 2009, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos denunció que en el 2005 China Harbour Engineering, subsidiaria de CCCC, pagó sobornos en Singapur a un familiar del primer ministro de Bangladesh en relación a un proyecto portuario en ese país.

En el 2011, se relacionó a CCCC en el caso de corrupción de un funcionario chino en la construcción de un puerto. Y en el 2012, tres empresas chinas –entre ellas China Harbour Engineering Corporation y China Roads and Bridges Corporation— fueron declaradas culpables de conspirar para estafar a una empresa de Malasia. Estas dos empresas, luego fueron absorbidas por CCCC.

UN PROCESO FRUSTRADO

La sola sanción hecha por el BM a la empresa absorbida por CCCC no sería suficiente para que ProInversión descalifique a este postor —en este proyecto no interviene el BM ni se trata de puentes o carreteras— ; y de hecho, en su momento no lo hizo. El 6 de marzo del 2014, CCCC fue precalificada como postor en el proyecto Hidrovía Amazónica –que consiste en habilitar los ríos Marañón, Amazonas, Huallaga y Ucayali para la navegabilidad durante las 24 horas del día y los 365 días del año—. Casi un año después, el 28 de enero pasado la empresa fue declarada postor calificado y se convirtió en el único postor con esa categoría, ya que los otros siete postores interesados no presentaron propuestas. Todo indicaba que serían concesionarios del proyecto.

Sin embargo, una semana luego, ProInversión decidió cancelar el proceso de concesión sin brindar mayor detalle de los motivos de esa decisión. Y hasta el momento, la empresa china no ha recibido explicaciones. “Hemos invertido alrededor de US$1.2 millones, han venido 17 ingenieros chinos; ha venido gente a recorrer el río por meses”, indicó a SE Rubén Velázquez, consultor asociado de CCCC.

SILENCIO CARO

Ante la insistencia de los medios de comunicación, el MTC señaló que la falta de consulta previa había sido el detonante para que el proceso se cancelara. Sin embargo, la empresa china aún no ha recibido una respuesta formal por parte de ProInversión u otra entidad estatal.

Es probable que las consecuencias para la recepción de inversiones chinas se agraven mientras más se prolongue el silencio. “Éste puede ser un precedente nefasto”, opinó por su parte, José Antonio Jaramillo, abogado del estudio Lazo, De Romaña & Gagliuffi Abogados, quien detalló que el mensaje para cualquier inversión asiática podría ser la siguiente: “Si así tratas a una empresa de esta envergadura [CCCC es propiedad del gobierno chino], cómo me tratarás a mí”. El especialista no cuestiona las facultades que tiene ProInversión para haber tomado la decisión de cancelar el proceso. “Desde el punto de vista legal, el Estado ha hecho uso de sus facultades legales conocidas; pero hay que tener cuidado con el mensaje que se le da al inversionista chino”, detalló Jaramillo.

POR ACLARAR

La cancelación del proceso de concesión de último minuto deja varias interrogantes: ¿por qué ProInversión o el MTC no han dado mayores detalles?; ¿por qué sólo uno de ocho postores presentó finalmente su propuesta?; en caso el motivo de la cancelación del proceso sea la falta de consulta previa, ¿por qué no se solucionó esto antes?; si el motivo fue el historial de CCCC ante el Banco Mundial, ¿por qué no se hizo la observación en las primeras fases del proceso de concesión? SEMANAeconómica se comunicó con ProInversión y el MTC para recoger sus versiones, pero no obtuvo respuesta.

Semana Económica

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Miguel Ampudia
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *