(Bloomberg) La calificadora Moody’s cambió la calificación del panorama de de estable a positivo, al reconocer el “sólido perfil financiero y la liquidez de la empresa”, así como sus eficiencias en costos. Refiere que su “programa de desembotellamiento” permitirá eficiencias en los costos en las minas propias más grandes de la empresa, con una mejora anual de US$ 65 a US$ 75 millones para fines del 2020. También indica que sus gastos de capital serán más bajos que en el 2017, con inversiones anuales de entre US$ 180 millones y US$ 200 millones. La calificadora espera que esté enfocada en optimizar las minas existentes en un par de años, con proyectos que no se emprenderán antes del 2020 al 2021.

Fuente: Gestión