Cajamarca y tienen 47% de cartera de proyectos mineros por US$ 27,562 millones.

ProActivo

Las regiones de Cajamarca y concentran el 47,1% de la cartera de proyectos mineros del Perú, porcentaje estimado en US$27.562 millones; sin embargo, se ha detectado que ambas registran altos índices de pobreza monetaria, así como la presencia de conflictos sociales que complican la marcha de las inversiones, informó el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial () de la ().

Cabe mencionar que la cartera de inversión minera del Perú comprende 49 proyectos valorizados en US$58.507 millones, los que se darían en los próximos 10 años.

“Si bien el Perú tiene una cartera importante de proyectos distribuida en 17 regiones, en algunas de ellas aún persiste un alto índice de pobreza monetaria por la demora en concretar las inversiones, asociado en gran medida a los 57 conflictos sociales mineros activos que ponen en riesgo la actividad de este sector”, manifestó , director ejecutivo del -.

Es el caso de Cajamarca, que lidera la lista con mayor cartera de inversión minera de US$16.209 millones pero a la vez con alto nivel de pobreza monetaria que llega al 47,6% de la población, registra 11 conflictos sociales activos. En esta región se ubican seis proyectos, principalmente cobre, siendo los principales: (US$5.000 millones), (US$2.500 millones), Ampliación fase II (US$109 millones) y (US$300 millones).

Le sigue con siete proyectos mineros valorizados en US$11.353 millones, región donde la pobreza monetaria llega al 35%, con presencia de cinco conflictos sociales en la zona. Aquí destacan los proyectos de: Apurímac (US$2.900 millones), Haquira (US$2.824 millones) y Los Chancas (US$2.800 millones).

En tanto, es la tercera región con mayor inversión de US$5.987 millones seguido de Arequipa cuya inversión es de US$5.660 millones, ambas no presentan altos niveles de pobreza. Finalmente resaltamos el caso de Ancash “en la cual hay que poner mucha atención pues cuenta con proyectos mineros de US$2.167 millones pero que concentra el mayor número de conflictos sociales (12) y un nivel de pobreza monetaria que alcanza al 24,6% de la población”, aseveró Peñaranda.

Se debe recordar que gracias a la inversión minera en el periodo 2010-2016 la región Apurímac tuvo un crecimiento vigoroso de su economía y una reducción de la pobreza promedio de 62,5% a 34,3%. En consecuencia, el camino para reducir la pobreza está en la mayor inversión y crecimiento económico.