Claudia Cooper

ProActivo. El sector minero en el Perú es el principal motor de la economía porque genera la mayor parte de inversiones y ello permite tener un crecimiento estable, sostuvo la economista en el marco del Jueves Minero organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú. “El sector minero es tan importante que influye en el Producto Bruto Interno, en los ingresos, mueve casi todo. El crecimiento del Perú depende mucho de la minería porque el dólar también es un componente importante en el sector financiero”, dijo la exministra de economía y finanzas en exclusiva para ProActivo.

Añadió que el sector sigue avanzando, dependiendo eso sí mucho del factor externo a pesar de las dificultades políticas existentes en Perú. “Distribución hay, lo que no hay es la capacidad de que se convierta en prosperidad. Son retos enormes porque en realidad somos una sociedad muy disímil y necesitamos un Estado que logre articular”, sostuvo Cooper.

Agregó que es necesario que las empresas comiencen a realizar ese rol porque la reforma de Estado todavía demorará. “El reto es que la minería conviva mejor en la sociedad en la que se desenvuelve”, opinó.

Retos de la minería en el Perú

 “El Perú tiene una situación muy competitiva. La actual constitución permite el igual trato de inversión extranjera que inversión local y libre movilidad de capitales. Tenemos una macroeconomía muy sólida, tasas de interés muy bajas, nuestro problema sigue siendo político, podríamos tener mucho más de lo que hoy día tenemos”, dijo Cooper, respecto sobre los retos en minería.

Pormenorizó que la tramitología existente en el sector minero responde a una insatisfacción de la población por lo que el Estado genera mayores trámites en respuesta a los reclamos de la sociedad. Al respecto, comentó que cuando se tenga una mejor situación, es probable que se recurra a menos trámites. “La tramitología para mí es endógena a lo que ocurre en la política (nacional). Es decir, si la gente está descontenta el Estado pone más trámites para tratar de satisfacer esa demanda de la población, ese es un poco el problema”, manifestó.

Crecimiento económico en el Perú

rememoró que el crecimiento del PBI per cápita entre 1922 a 1972 era de 2.4% anual, en promedio. Asimismo, que en los años 70 y 80, bajó a -1.4%, y que luego vino la conocida debacle de los años 80; y que posteriormente cambió el escenario económico nacional, hasta lo que conocemos hoy en día.

Al respecto, la economista señaló que esos cambios fueron consecuencia de las reformas políticas y económicas que permitieron “abrirnos (como país) al mundo, y decidir crecer en inversión privada. La Constitución nos llevó en esa dirección”.

 “Decidimos que teníamos que generar competitividad, inversión y apertura para lograr ese ritmo de crecimiento sostenible”, comentó.

 Asimismo, precisó que con las reformas hemos alcanzado en la actualidad a Colombia, superamos a Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela, pero todavía no estamos al nivel de Chile. “Si vemos a Perú entre el año 80 y 93, en cuanto al PBI per cápita estábamos ubicados en el puesto 126 de unas 160 economías”, remarcó.

Detalló que después de la entrada en vigencia de la Constitución de 1993, Perú subió al puesto 25, y luego se bajó a fines de los 90 al puesto 50 por una crisis de Rusia.

Sin embargo, en los años del boom de los metales (2003-2013), Perú remontó a la posición número 11 a nivel mundial, lo cual ocasionó la admiración en el mundo, por ser el país de mayor crecimiento en la región.

“Es decir, mejoramos. Lo que hicimos fue posicionarnos muy bien para correr una buena ola. Estábamos en una posición muy expectante para correr la ola bastante bien”, dijo la exministra de Economía y Finanzas.

Contribución de la minería en el Perú

Cooper detalló que la economía peruana es sostenible interna y externamente y uno de esos factores primordiales es la minería, que marca los dos tercios de todas las exportaciones tradicionales del Perú.

Explicó que los otros sectores importantes son: el sector servicios (turismo) y las exportaciones no tradicionales (agroindustria), que crecen de manera muy fuerte.

“Vemos que en el Perú los otros dos sectores más posicionados para nuestra canasta exportadora son la agroindustria y el turismo. Esas son las que tienen que convivir con el sector minero para decir que no vivimos de un solo sector”, expuso.

Asimismo, destacó el rol importantísimo de la minería porque genera los recursos en las regiones para construir la infraestructura que necesita el turismo. “Tenemos que apostar en estos sectores para la diversificación productiva real y que no demore demasiado. Perú ya demostró que es competitivo”, dijo.

Problemas por resolver

La economista mencionó que las mineras más importantes se encuentran en las regiones más pobres del Perú, y que ante ello es necesario hacer que el dinero siga llegando para que estas zonas puedan desarrollarse. “Se observa una demora de unos dos años entre el ingreso al tesoro público y la ejecución del gasto, lo cual ocasiona descalces con los tiempos políticos de las autoridades y malestares de la población. Recursos hay, pero no generan prosperidad”, sustentó.