Metal rojo hoy representa alrededor del 52% del valor mineral exportado, mientras que el oro apenas el 27%. Hoy el 68,6% de la cartera de proyectos mineros es cuprífera.

La evolución del precio del , desde el año pasado registró un sostenido incremento en su cotización (que había descendido hasta US$ 2,20 la libra el año 2016); mientras que el año 2017 el precio promedio del metal rojo llegó a US$ 2,80 la libra y el primer semestre de este año los vientos a favor siguieron elevando la cotización hasta bordear los US$ 3,30 la libra.

No obstante, la situación cambió drásticamente en el segundo semestre y en apenas un par de meses, el precio del (y de paso el de otros minerales) comenzó a descender: de un pico de casi US$ 3,30 la libra se cayó a US$2,60 y en los últimos días fluctúa en alrededor de los US$2,70, es decir un retroceso de alrededor del 20%, advirtió .

Lee también:  Antamina recibe reconocimiento en CADE 2020 por proyecto educativo “Efecto Áncash”

Vale anotar que el Marco Macroeconómico Multianual 2019-2025 elaborado por el Ministerio de Economía y Finanzas () proyectó que el precio del cobre cerraría este año en US$3,05 la libra.

“Con una cotización muy por debajo de esta proyección, el impacto se está sintiendo en la economía peruana”, anotó José De Echave, responsable del programa Derechos Colectivos y Extractivas de .

¿Qué impacto directo hay en nuestra economía?

El experto apuntó que uno de ellos es el menor dinamismo de la inversión minera, menor rentabilidad de los proyectos que se encuentran en fase operativa, lo que impactará directamente en la recaudación, en el aporte tributario de la minería y por consiguiente en los recursos que se distribuyen en las regiones vía canon y regalías, dificultades para conseguir financiamiento y encarecimiento del mismo, impacto en la balanza comercial, entre otros.

Lee también:  Yanacocha fortalece la gestión del agua en el canal Encajón Collotán

De Echave advirtió que la caída en la cotización del cobre debe analizarse en un contexto en el que este metal tomó un mayor peso en nuestra canasta de producción y exportación minera. Prueba de ello es la entrada en producción de yacimientos como Antapaccay, Constancia, Toromocho, Las Bambas y las ampliaciones de Cerro Verde, Toquepala, Cuajone y Antamina, todos de cobre.

“El peso de este metal aumentó considerablemente y nuestra minería -nos animamos a decir que toda nuestra economía- tiende a ser cada vez más cobre dependiente”, aseveró.

Un elemento adicional que subraya es que si bien hasta hace unos años el oro era el principal mineral de exportación, hoy en día el cobre ocupa de lejos el primer lugar pues representa alrededor del 52% del valor mineral exportado, mientras que el oro apenas el 27%. Además, todo indicaría que el peso del cobre seguirá aumentando ya que concentra el 68,6% de la cartera de proyectos de inversión en minería.

Lee también:  Minem: “Debemos seguir apostando por la licitación anticipada de lotes petroleros”

Fuente: La República