derrame petrolero en Trinidad y Tobago

Al menos dos embarcaciones, un buque y un remolcador, están involucradas en el grave derrame de petróleo que llevó a declarar estado de emergencia en Trinidad y Tobago, informó este miércoles el gobierno del país caribeño.

Investigaciones del servicio de Guarda Costas de Trinidad y Tobago “revelaron que los buques parecían tener como destino Guyana”, según un comunicado del ministerio de Seguridad Nacional.

“Las autoridades guyanesas han confirmado que ninguna de las embarcaciones llegó como estaba previsto. Hasta el momento se desconoce si se perdieron vidas en el incidente”, agrega el documento.

En principio se había informado que un buque petrolero identificado con el nombre “Gulfstream” se volcó en la costa sureste de la isla de Tobago hace una semana, sin que se conocieran detalles del destino de su tripulación.

Ver también:  Producción de petróleo creció 24% en febrero

El comunicado de este miércoles sostiene que esa barcaza estaba siendo llevada por un remolcador procedente de Panamá, “Solo Creed”, en dirección a Guyana.

“Las imágenes de satélite muestran al Solo Creed remolcando un objeto el 4 de febrero de 2024. El Centro Nacional de Radar de Vigilancia Costera (NCSRC por sus siglas en inglés) pudo utilizar esta información para rastrear el remolcador en aguas de Trinidad y Tobago”, indica el texto.

El NCSRC perdió contacto por radar con ambos buques.

“Estamos trabajando muy de cerca con la Guardia Costera de Guyana en este asunto crítico y apreciamos su respaldo”, dijo el ministro de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, Fitzgerald Hinds, citado en el documento.

Ver también:  Sicarios, extorsionadores y otros procesados figuran entre indemnizados por derrame de petróleo en Ventanilla

La Comunidad del Caribe (CARICOM), como parte de la investigación abierta por el derrame, contactó a las autoridades de Panamá y Aruba para tratar de confirmar el origen de estas embarcaciones.

La agencia de gestión medioambiental ha identificado daños en el arrecife y playas de la costa atlántica, lo que vulnera ecosistemas y afecta el turismo, actividad crucial para Tobago, isla gemela de Trinidad. Complejos turísticos y hoteles resultaron perjudicados en plena temporada de Carnaval.