oro

El se mantenía estable para negociarse cerca de US$ 1,900 la onza y el dólar avanzaba ya que los inversores están a la espera de la elección presidencial de la próxima semana, y sopesan las probabilidades de más estímulo para amortiguar el impacto del aumento de casos de en las economías de muchas partes del mundo.

El presidente Donald Trump y sus asesores parecían resignados el martes a esperar hasta después de las elecciones para acordar un paquete de estímulo, culpando a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, por el retraso. La marcha de los senadores del Capitolio hace que sea casi imposible aprobar un proyecto de ley antes del 3 de noviembre.

Por otra parte, aunque los inversores no esperan una medida política en la reunión virtual del Banco Central Europeo el jueves, quieren ver señales de la presidenta Christine Lagarde de que, casi con toda seguridad, habrá más apoyo antes de fin de año debido al repunte del virus en todo el continente.

Lee también:  Familias Seguras y Poderosas: el efecto multiplicador de cuidar a la cuidadora

Puede que no haya una imagen clara de qué partido logra la mayoría en el Senado hasta mucho después del día de las elecciones, lo cual genera incertidumbre sobre las perspectivas del alcance del estímulo en el 2021, mientras que el aumento en los casos de virus en Europa ejerce una presión adicional para que los bancos centrales y Gobiernos actúen, dijo Edward Moya, analista sénior de mercado de Oanda Corp. Estos son algunos de los riesgos a corto plazo que hacen que el vuelva a ser “muy atractivo”, dijo en un comentario.

“El en última instancia se beneficiará al máximo de los nuevos estímulos, pero también debería atraer flujos de refugio durante la semana próxima”, apuntó Moya.

Fuente: Reuters