Todo empezó a raíz de un paseo escolar. “Supe que iba a estudiar ingeniería desde quinto grado de primaria, cuando conocí una fábrica donde hacían jabones, mantequillas y detergentes. Quedé impresionado por cómo funcionaba todo allí”, recuerda , quien hoy es gerente de Seguridad y Salud Ocupacional en .

Cuando terminó el colegio, apostó por la Ingeniería Química en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). En su familia, otros miembros también estudiaban o habían estudiado la carrera. Eso lo terminó de convencer.

ACERCAMIENTO

Ya en la universidad, el primer acercamiento con la actividad minera fue cuando consiguió prácticas. “Conocía las minas de la sierra central porque mis padres son de Cerro de Pasco. Nuevamente, vi todo un campo de desarrollo. En esos tiempos, algunas minas todavía tenían campamentos o casas dentro del complejo minero”, evoca el gerente.

Lee también:  Premian a los estudiantes UNSA ganadores del primer concurso regional de investigación Minería y Agricultura

Luego de eso, la experiencia de Toribio en el sector creció. Ha trabajado como jefe de seguridad industrial en Atacocha, superintendente de seguridad en Río Tinto, entre otros puestos clave. Hace poco más de dos años que se desempeña en .

MEDIDAS

“Como parte del equipo de crisis, desde un primer momento hubo que implementar protocolos para la convivencia del personal en la unidad minera”, cuenta Toribio sobre el impacto de la pandemia en la empresa. “Todo ha cambiado, porque ahora nuestro equipo operativo se ha reducido considerablemente para disminuir la exposición de las personas y lograr un mayor distanciamiento entre ellas”, indica.

En cuanto a las pruebas moleculares para la detección de casos de , el gerente explica que estas se hacen a los trabajadores que van a la mina cinco días antes, una vez que llegan y cinco días antes de que vuelvan. El fin es que todos vuelvan a casa sanos.

Lee también:  Claudia Cooper: una crisis atenta contra la confianza que necesitan nuestros socios estratégicos

“Asimismo, hemos implementado un procedimiento clave que se llama células de trabajo. Este permite que las personas tengan grupos pequeños de interacción”, sostiene Toribio. “Tenemos alrededor de 60 células en cada turno. Cada persona solo interactúa con ese grupo con el que comparte alojamiento, el ambiente donde ingiere los alimentos y el lugar de trabajo”, detalla.

Dependiendo del tipo de trabajo, cada agrupación tiene entre ocho y hasta 25 empleados.

UN NUEVO ENFOQUE

Además, Toribio cuenta que, en coordinación con las áreas de salud y recursos humanos, se ha fortalecido la ayuda permanente a los trabajadores a través de sicólogos, así como de actividades de esparcimiento que incluyen sesiones virtuales de yoga, manejo de estrés , entre otras.

“Es un tiempo difícil para todos, y me incluyo. Ha habido mucha incertidumbre al inicio; sin embargo el trabajar en un entorno confiable, con ambientes seguros, distanciamiento y desinfección contribuye a que uno se sienta bien”, señala el gerente.

Lee también:  Regulus Resources financiará estudio para evaluar impacto ambiental cerca de AntaKori

“Un reto del nuevo enfoque de seguridad es que se identifique a esta área como soporte y no como de control estricto. En el pasado, al de seguridad se le conocía como el policía, hoy ya no es así”, opina.

HOJA DE VIDA

Nombre: .
Carrera: Ingeniería Química.
Cargo: Gerente de Seguridad y Salud Ocupacional.

Fuente: Gestión