Andrés Manuel López Obrador

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dijo el martes que se revisarán todos los contratos de litio, contradiciendo en parte comentarios anteriores en los que prometía no tocar las licencias ya concedidas a empresas privadas, siempre y cuando los trabajos de exploración ya hayan comenzado y se hayan cumplido todos los requisitos de la licencia.

Los comentarios de López Obrador se producen después de que la Cámara de Diputados aprobará una enmienda a la legislación minera que allana el camino para que el Estado nacionalice las reservas de litio del país.

La propuesta de AMLO formaba parte de una reforma constitucional en materia de energía que fue rechazada por los legisladores el domingo. La enmienda pretendía reforzar el control de la producción de energía garantizando a la empresa estatal Comisión Federal de Electricidad, o CFE, el 54% del mercado.

López Obrador presentó el lunes la propuesta de nacionalizar el litio del país directamente al Congreso, utilizando una prerrogativa presidencial para enviar un número limitado de proyectos de ley directamente al pleno, evitando la participación de las comisiones.

“Hago un llamado respetuoso a los legisladores para que (…) protejamos el litio y planteemos la estructura de una empresa, como la CFE, que se encargue de todo lo relacionado con el litio, respaldada por el apoyo de las instalaciones de investigación en el país y la experiencia aprendida de otros países”, dijo en conferencia de prensa.

El proyecto de ley fue aprobado el lunes por la cámara baja, sólo 24 horas después de que los mismos legisladores rechazaran la polémica reforma del sector energético.

La propuesta de ley, ahora en manos del Senado, prohíbe toda participación privada en la exploración y extracción de litio, que eleva a la categoría de “mineral estratégico”.

La iniciativa ha desatado la preocupación entre las empresas que ya tienen concesiones de litio en México, incluida la que tiene Bacanora Lithium (LON: BCN) en el noroeste del país. La empresa, propiedad de la china Genfeng Lithium, está desarrollando el gigantesco proyecto Sonora, que está previsto que produzca 35.000 toneladas del metal al año a partir de 2023.

Preocupación por el comercio

La propuesta de ley también ha generado preocupaciones comerciales, ya que violaría el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA), dijo a los medios locales Kenneth Smith Ramos, quien encabezó las negociaciones técnicas del ahora extinto Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Smith dijo que declarar al litio como un mineral estratégico, al igual que ciertos minerales radiactivos, ya sea directa o indirectamente, violaría los términos del USMA, ya que el metal de las baterías no estaba catalogado como un mineral estratégico cuando se firmó.

La mayor parte de la producción mundial actual de litio está encerrada en acuerdos a largo plazo, ya que los productores de productos químicos, los fabricantes de baterías y los de vehículos eléctricos intentan frenéticamente asegurarse el suministro futuro.

Las reservas de México del codiciado metal podrían situarlo entre los principales productores del mundo si se extrae, según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos.

En términos de reservas, Bolivia ocupa el primer lugar, con 21 millones de toneladas, seguida de Argentina (19 millones de toneladas) y Chile (9,8 millones). México posee 1,7 millones de toneladas de reservas de litio.