Proyecto

El viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales, Gabriel Quijandría, consideró que le corresponde a la empresa buscar un acercamiento con los habitantes del Valle del Tambo (Arequipa), ante el resurgimiento de manifestaciones en contra del proyecto minero .

“El () está siempre abierto a inversiones que respeten los estándares ambientales. Si hay problemas vinculados a licencia social, la empresa tiene que resolverlos, buscar mecanismos para acercarse a la población y ver cómo atender las inquietudes e inseguridades que puedan tener con respecto al proyecto”, dijo Quijandría.

Semanas atrás, el gobernador regional de Arequipa, Elmer Cáceres Llica, junto a autoridades municipales de , remitió un memorial al presidente Martín Vizcarra y a los ministerios de Agricultura, Energía y Minas, y del Interior, para solicitar que no se entregue a la licencia que requiere para la construcción del proyecto minero , bajo la advertencia de que hacer lo contrario reavivaría las protestas en el Valle del Tambo.

En tanto, ha señalado que espera recibir la licencia de construcción dentro del plazo de tres meses, es decir antes de que su Estudio de Impacto Ambiental (EIA) venza en agosto y deba presentar uno nuevo.

“Técnicamente, empresas de esa escala (como la de Southern Perú) tienen los elementos para manejar los temas de impacto ambiental. Creo que es más un tema de confianza y de construcción de buena vecindad”, sostuvo Quijandría.

En opinión del viceministro, al Gobierno le corresponde “traer a la mesa a los actores y lograr que los diferentes intereses coexistan”.

La propuesta del proyecto minero Tía María fue planteada en el 2010 y generó el rechazo de los habitantes de Cocachacra, en el , que consideran en riesgo sus actividades agrícolas. Las principales manifestaciones de produjeron en los años 2011 y 2015.

Fuente: Gestión