petróleo Brent

El precio del petróleo Brent ha experimentado cuatro semanas consecutivas de caídas, generando preocupaciones entre los inversores y llevando a una disminución en su valor. Estas caídas reflejan las importantes preocupaciones que existen en el mercado debido a la expectativa de una desaceleración económica en algunas economías y una recuperación más lenta en otras.

La atención se centra en Estados Unidos, sus reservas y la percepción generalizada de una inminente recesión, respaldada por el reciente aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal. Aunque algunos sostienen que este podría ser el último aumento en el ciclo actual, esta medida reduce la perspectiva positiva del petróleo al disminuir las expectativas de una recesión de menor magnitud.

El crecimiento económico negativo reducirá significativamente la demanda de petróleo, lo cual es un factor clave para el mercado global del crudo. Además, se espera que los problemas relacionados con el techo de deuda en Estados Unidos, que podrían cambiar el panorama económico, se adelanten antes de fin de año.

Ver también:  Lote 192: Altamesa indica que producción de petróleo iniciaría a finales del 2024

En términos de cotización, el Brent ha registrado cuatro semanas consecutivas a la baja, con caídas superiores al 1% en las cinco sesiones previas, una disminución del 8,6% en el mes y un 11,20% en el trimestre. En lo que va del año, el precio del Brent ha caído un 12% en los mercados de materias primas.

China, el mayor comprador mundial de petróleo, también se encuentra en una situación que no favorece el crecimiento esperado en la demanda de petróleo. Su recuperación económica se prevé de menor magnitud, lo que ha llevado a una reducción de las proyecciones de demanda. Además, los malos datos macroeconómicos provenientes de Pekín han alejado a los inversores, quienes anticipan menores posibilidades de aumento en el precio del petróleo.

Ver también:  Petrotal busca alcanzar un valor de US$2,000 millones y socio para el Lote 107

En los últimos días, la disminución de la producción de petróleo, debido a los recortes implementados por la OPEP+, ha contrarrestado en cierta medida el panorama negativo. Además, Estados Unidos ha vuelto a comprar petróleo para aumentar sus reservas, en contraste con las semanas anteriores en las que las liberaba. Esto ha generado una ligera mejora en el panorama general, acercándose a los 75 dólares por barril.

La fortaleza reciente del dólar también ha impactado en el precio del petróleo. El dólar ha mostrado un repunte en las últimas semanas, alcanzando sus niveles más altos desde febrero pasado. Esta fortaleza de la divisa estadounidense se debe, en gran medida, a la búsqueda de refugio por parte de los inversores, lo que ejerce presión a la baja sobre el precio del petróleo, ya que este se negocia en dólares en los mercados internacionales de materias primas.

Ver también:  Petrotal busca alcanzar un valor de US$2,000 millones y socio para el Lote 107

En cuanto a las previsiones, Goldman Sachs estima que el precio del Brent alcanzará los 95 dólares por barril en diciembre, con una escalada desde los niveles actuales, y pronostican que llegará a los 100 dólares en 2024