PMAC Camisea

El primer grupo organizado de monitoreo y vigilancia ambiental con comunidades nativas en Perú, el Programa Ambiental Comunitario del Bajo Urubamba () de , , cumplió 18 años y destacó por su aniversario el control hacia para que cumpla con sus compromisos de impacto ambiental en los lotes 88 y 56, en el distrito Megantoni.

El nació en el 2002 para monitorear y vigilar el proyecto de hidrocarburos de , operado por , en la espesura cusqueña del Bajo Urubamba, provincia La Convención. Esta zona es considerada uno de los 34 hotspots de biodiversidad del mundo.

Desde que iniciaron su labor de fiscalización, el fue formado por 22 monitores de 9 comunidades nativas yines y matsigenkas y 2 asentamientos de colonos del Bajo Urubamba. Estos representantes indígenas provienen de la Central de Comunidades Nativas Machiguenga “Juan Santos Atahualpa” (CECONAMA), el Consejo Machiguenga del Río Urubamba (COMARU) y la Federación de Comunidades Nativas Yine Yami (FECONAYY).

Para complementar el trabajo del PMAC, desarrolló el Programa de Monitoreo de la Biodiversidad (PMB), que investiga, registra y preserva para la ciencia a más de 2,200 especies terrestres y acuáticas, entre ellas el famoso tapir, el jaguar – el felino más grande de Latinoamérica – y diversidad de coloridos insectos.

En el 2019, Perú 2021 y el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI) premiaron a Pluspetrol con el Distintivo Empresa Socialmente Responsable (DESR) por su labor en sostenibilidad como eje principal de sus negocios, fortaleciendo sus dimensiones ambientales y sociales, que es uno de los pilares del PMAC.

De esta forma, el PMAC y el PMB de han podido convivir con la vigilancia y la investigación en una de los puntos más bellos de la Amazonía del Perú, y mostrar a la sociedad la belleza de la flora y fauna a través de reportajes, fotografías o documentales famosos como “Bajo Urubamba, el bosque de los misterios”, que se emitió por televisión.