La Comisión Nacional de Hidrocarburos () recomendó que los contratistas paguen al Estado mexicano con petróleo y no sólo en efectivo.

El nuevo farmout de Petróleos Mexicanos (Pemex) en aguas profundas captará inversiones de hasta US$10.000 millones durante la vida del contrato, estimó la Comisión Nacional de Hidrocarburos () al recomendar que se aplique un contrato de licencia, en el cual pretenden aprobar que los contratistas paguen con petróleo y no sólo en efectivo las contraprestaciones que debe compartir con el Estado.

El área Nobilis-Maximino se localiza en el Golfo de México frente al litoral del estado de Tamaulipas, en el área Perdido, con tirantes de agua de 2.500 a 3.600 metros. Dentro del Área Contractual se ubican los descubrimientos de aceite y gas Nobilis, Maximino, Supremus y Mirus. Estos descubrimientos son el resultado de la perforación de nueve pozos exploratorios por parte de Pemex Exploración y Producción (PEP) al amparo de las asignaciones correspondientes.

La migración de estas asignaciones deriva de la solicitud de PEP para complementar sus capacidades tecnológicas mediante la asociación con un operador que cuente con experiencia comprobable en aguas ultraprofundas, con la finalidad de acelerar la exploración y el desarrollo de los descubrimientos.

Al dar su opinión favorable para esta migración, la consideró que el modelo de contratación de licencia es el más adecuado dado que ofrece flexibilidad operativa y aumenta las posibilidades de inversión del contratista para el desarrollo integral del proyecto. Sin embargo, en la definición de las características de cada uno de los contratos en la Ley de Hidrocarburos se establece que en el caso de las licencias los contratistas asociados pagarán al Estado una regalía sobre costos brutos una vez que arranque la comercialización de los hidrocarburos.

Al respecto, el comisionado Héctor Acosta pidió que se sugiera a la Secretaría de Energía que considere dentro de los contratos la posibilidad de que estos pagos no sólo sean en efectivo sino que si el gobierno lo determina así, pueda pedirlos en hidrocarburos, para acelerar las transacciones y maximizar la renta cuando el gobierno encuentre condiciones favorables de venta o transformación de crudo y gas. La aprobación de esta nueva modalidad será decisión de la Secretaría de Energía.

 

 

Fuente: América Economía