De otorgarse el permiso, el CEO de la minera dijo que no iniciaría de inmediato la construcción de la minas o las plantas si es que no ha obtenido la aceptación de la comunidad local

Southern Copper, operadora del proyecto Tía María, estima que el Gobierno le otorgará la licencia de construcción la próxima semana. Según indicó Bloomberg, el CEO de la minera, Óscar González Rocha, dijo que dicho permiso se lo iban a entregar esta semana pero se retrasó la medida.

“Nos lo iban a dar la semana pasada, luego entre el jueves y el viernes de esta semana. (…) Ahora el viernes casi ha terminado. Si pasa algo, será la próxima semana”, indicó González Rocha durante un evento en Lima.

Ver también:  Ministro Rómulo Mucho sobre Las Bambas, Tía María y La Granja, proyectos mineros de importancia para Perú

Si el gobierno le da el visto bueno a la compañía, esta podrá comenzar a construir un campamento minero y oficinas administrativas, mas no avanzaría con la construcción de la minas o las plantas si es que no ha obtenido la aceptación de la comunidad local de Arequipa, dijo el CEO.

La compañía le está pidiendo al gobierno que emita un permiso para que pueda organizarse y considerar la inversión en proyectos de hospitales y saneamiento para beneficiar a la población local, agregó.

Como se recuerda, el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto vence en agosto, por lo que la empresa requiere obtener la licencia de construcción en las próximas cuatro semanas.

Ver también:  MINEM: Cartera de Proyectos de Exploración Minera 2024 asciende a US$ 644 millones en inversiones

Autoridades como el ministro de Economía y el presidente del Banco Central de Reserva (BCR) han coincidido en que el proyecto cumple con los requisitos para que se le entregue el permiso de construcción.

Asimismo, el ministro Carlos Oliva indicó que si Southern Copper logra obtener la luz verde del Ministerio de Energía y Minas (Minem), deberá empezar a trabajar en la licencia social para generar entendimientos con la “población de Islay [que] tiene una serie de requerimientos que son válidos”.

Fuente: El Comercio