Verónica Valderrama, VP de Gold Fields

Verónica Valderrama, vicepresidenta de Recursos Humanos de Gold Fields para Las Américas, nos relató los avatares que vivió en su incursión en el sector minero, superando una serie de retos desde su carrera profesional de psicóloga.

Cómo fue tu desarrollo profesional ¿Qué desafíos tuviste?

Desde muy chica viendo qué carrera podía hacer, me acerque más a las personas, y encontré que la psicología era la escogida, y el trabajar esa especialidad dentro de las organizaciones era un reto inmenso. Cuando estudiaba y hasta hace algunos años no había la carrera Psicología Organizacional.

Y la verdad es que los primeros pasos fueron retadores.

Al salir de la universidad. El tener que crear espacios donde una mujer pudiera decir qué cosas se necesitaban para el desarrollo de carreras o qué eran necesario para que las personas se sigan desenvolviendo. La pregunta era cómo va a venir un tercero, alguien que gestione personas a decirnos cómo se hacen las cosas. Ese fue el primer paso, el poder entender que gestionar a las personas no es una tarea más.

No era algo administrativo, era conectar, saber quiénes eran las personas que estaban trabajando con nosotros, qué necesidades, qué gustos, qué cosas no les gustaban, qué aportes también podían dar.

El primer reto tal vez fue crear conciencia desde Recursos Humanos, que pertenecer a esta área no es tramitar, no es un tema administrativo, sino es una realidad, el compromiso con el desarrollo y el cuidado de las personas.

Otro reto, tal vez el más grande de mi vida, fue entrar al sector minero. Cuando llego a Gold Fields me sentía muy apoyada por algunas personas, pero también otros no estaban contentos con mi llegada y decían ‘’ha venido una psicóloga mujer a un puesto directivo que nos va a decir qué vamos a hacer’’. Ella no viene de la minería. Entonces, fue duro porque tuve que superar esa frustración natural de que como ser humano sentía tristeza porque me sentía descalificada por los comentarios fuertes que en algunos momentos recibí.

Ver también:  Jóvenes de Hualgayoc inician prácticas en contratistas de Gold Fields en Cerro Corona

Pero lo empecé a ver como un reto, había gente que sí me apoyaba, que decían ‘’oye, qué bueno, esas ideas son buenas, son importantes, hay que hacer esos cambios’’. Fue así que escuchando a este grupo de personas y las ganas que yo tenía, además sabiendo que podíamos contar con la parte económica, tan importante para hacer transformaciones, dije ‘’no acá me quedo’’, a pesar de que muchos me decían ‘’no, pero que vas a aguantar ahí si no estás contenta, si es un mundo machista’. Pensé, pero vamos a hacer el cambio, podemos hacerlo.

Esos han sido los retos más fuertes, más difíciles. Después más satisfacción me ha dado vencerlos.
Yo digo ‘’uy, ahora puedo decir que lo hice, sí con sacrificio, sí con esfuerzo. Pero también aprendí a trabajar en equipo. A reconocer que no lo sabía todo, aprendí de la industria, fui muy humilde al decir sí, efectivamente, no vengo de este sector, enséñenme o juntemos fuerzas, yo les cuento de mi experiencia y ustedes cuénteme del mundo minero. Han sido años de vida profesional y personal, muy retadores, pero muy satisfactorios.

Ver también:  Gold Fields se ubica en el Top 5 de mejores empresas para atraer y retener talento en el Perú

¿Alguna anécdota de aquellos momentos?

Tengo una anécdota que siempre la tengo muy en mi cabeza, porque fue muy dura. Nos reunimos todos los vicepresidentes de ese momento cerca de la mina, en la sede de Cajamarca, para pedir a nuestros compañeros, a los gerentes de Mina, qué necesidades tenían de apoyo de nosotros, como vicepresidentes. Los comentarios fueron muy, como que las áreas de soporte como Recursos Humanos, Legal, Finanzas, “son a las que nosotros les damos de comer y ustedes tienen que trabajar para nosotros y nos tienen que facilitar todo, porque gracias a nosotros ustedes tienen trabajo”.

Y criticaron mucho de alguna manera el tema de la mujer, sutilmente, pero estaba puesto. Me sentí bien afectada, porque dije nosotros somos un equipo. O sea, aquí no hay áreas que sean más importantes que otras. Si no está el área legal, podemos cometer muchos errores y nos paran la mina; si no está el área finanzas, no vamos a poder manejar bien los ingresos y el capital, y nos pueden cerrar la mina. Si no está recursos humanos que selecciona, cuida a las personas, busca el mejor talento, da el soporte en la actividad del día a día, no se puede trabajar.

Después de todas esas críticas fuimos trabajando mucho el cómo nos veíamos nosotros como personas. No importa si estás en procesos, metalurgia, si eres técnico, o si eres el gerente de operaciones y yo la gerente de recursos humanos, al final somos seres humanos, entonces trabajamos mucho eso. A mí, me interesa saber quién eres tú como persona, cuáles son tus temores, tu mayor reto, qué esperas de la vida. Y fuimos fusionando e integrando mucho más como personas.

Ver también:  Minam entrega a Gold Fields su segunda Estrella de Huella de Carbono

Esa anécdota la valoro mucho porque después de haber estado muy hundida, con mucho dolor y frustración de todo lo que dijeron, fuimos transformando.

Después de un año y medio nos volvimos a sentar al foro, puras felicitaciones y puro agradecimiento. Hoy nos hemos dado cuenta cómo venimos trabajando juntos y haciendo cambios y tomando decisiones juntos. Que nos necesitamos los unos a los otros.

¿Cuán importante ha sido la inclusión?

Muy importante. Creo firmemente desde siempre, que entre el hombre y la mujer no deben haber diferencias, no debe haber grupos sólo para hombres o solo para mujeres. La dinámica en general hace que hoy haya diversidad de todo, de género, de ideas, de cultura, de religiones. Mientras más diverso y más inclusivo sea el ambiente, mejores resultados vas a tener.

En cambio, si está cerrado solo en hombres o solo mujeres, vas a tener un solo punto de vista o muy poca variación o crítica dentro del equipo. El tener equipos diversos repotencia de manera increíble los resultados de tu organización, el ambiente es distinto, incluso comprobamos con el programa de innovación que con las mujeres en los equipos, se multiplicaron las ideas, y nos ha traído otra atmósfera mucho más agradable.


Este artículo forma parte de la Revista ProActivo – Edición PDAC 2023

Revista-ProActivo_Edicion-PDAC-2023

Clic aquí para leer la edición impresa