La “” de presenta medidas para recuperar el dinamismo del sector eléctrico y revertir la afectación en la cadena de pagos, asegurando así la continuidad del servicio.

La continuidad del suministro de electricidad, que involucra a los subsectores de generación, transmisión y distribución eléctrica, estuvo exceptuada de la paralización productiva establecida por el Gobierno en marzo pasado, al ser considerada una actividad esencial para la población en el marco de la lucha contra el .

No obstante, el impacto económico de la pandemia sobre las familias y las empresas ha generado que se registre un alto incumplimiento de pago por el servicio eléctrico y que gran parte de los recibos sean fraccionados. Ante ello, las condiciones financieras de las compañías eléctricas se han deteriorado, lo que compromete la sostenibilidad operativa del sector y pone en riesgo la continuidad del servicio. Según el Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (), la recaudación de las empresas distribuidoras cayó hasta 70% durante la cuarentena; y de acuerdo a cifras de la SNMPE, la tasa de morosidad se elevó hasta el 60%.

Lee también:  ADEX: Exportaciones de joyería puede superar los US$ 200 millones

A pesar de la difícil situación, las empresas de distribución eléctrica han realizado grandes esfuerzos para continuar brindando el servicio a los hogares, a los centros de salud, a las compañías que producen alimentos, entre otros, cumpliendo lo dispuesto por el Gobierno: aceptar la reprogramación de deudas y no suspender el servicio a los usuarios con recibos pendientes.

Ante la posibilidad de que se agraven las dificultades económicas de la población y se flexibilicen aún más las condiciones de pago de los usuarios, la calidad y continuidad del servicio eléctrico podría verse seriamente comprometida. Por ello, la propone a través de la “” cuatro medidas para revertir la afectación en el sector y recuperar su dinamismo.

1. – Crear un fondo con recursos del tesoro público encargado de:

  • Financiar las deudas vencidas de los consumidores residenciales y financiar los fraccionamientos por los servicio vigentes.
  • Financiar el pago de recibos de luz de las PYMES con problemas de capital de trabajo, con el objetivo de impulsar la reactivación económica.
Lee también:  Cobre sube a US$6,801.50 la tonelada por compras de oportunidad, pero se anticipan más pérdidas

2. – Agilizar la licitación y ejecución de los proyectos APP del sector energético priorizados en el Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad.

3. – Diseñar un marco normativo promotor y predecible para el sector eléctrico, el cual esté orientado a acelerar las inversiones y fortalecer el abastecimiento de energía.

  • Cambios en el procedimiento para solicitar ampliación de concesiones.
  • Cambios en los plazos para acelerar las inversiones en los proyectos vinculantes al plan de transmisión.

4. – Establecer las condiciones regulatorias adecuadas para el desarrollo de infraestructura eléctrica, de manera que ello permita viabilizar la interconexión eléctrica regional.


Agenda-de-Reactivacion-2020

Agenda de Reactivación 2020