bebidas alcohólicas

El presidente de la Comisión de Lucha contra el Comercio Ilícito de la Sociedad Nacional de Industrias (), , informó que el mercado ilegal de bebidas alcohólicas adulteradas y falsificadas viene creciendo continuamente desde el 2013, información recopilada por estudios de y . Cáceres sostuvo que se estima una tendencia de crecimiento de la informalidad en este sector, pese a ser un riesgo para la salud, si es que no se toman acciones al respecto, fomentando la producción formal y el consumo responsable.

El representante de la señaló que, según datos de y , la cuota de participación de productos informales y adulterados en el mercado de las bebidas alcohólicas era de un 30% en el 2012; pero dicha cifra aumentó a un 37% en el 2018. “Esto muestra que en los últimos años la participación de bebidas alcohólicas adulteradas en el mercado peruano ha aumentado significativamente y las estimaciones muestran una tendencia que se proyecta a aumentar en los próximos años”, advirtió.

Cáceres manifestó que el sector de bebidas alcohólicas es muy afectado por la falsificación y adulteración. Dijo que esta situación no solo debe ser vista como un problema de informalidad y evasión tributaria, sino de salud pública, pues en lo que va del año se ha registrado decenas de muertes por causa del consumo de bebidas alcohólicas artesanales sin registro sanitario. “Un lamentable ejemplo de ello fue lo ocurrido en el mes de abril en la ciudad de Huancavelica, donde murieron 21 personas intoxicadas por beber licor de caña con alta presencia de methanol”, añadió.

El representante industrial explicó que las bebidas alcohólicas informales son elaboradas sin ningún estándar de calidad y suelen contener insumos perjudiciales para la salud, tales como el methanol o incluso químicos destinados para uso industrial. En ese sentido, anotó que iniciativas para combatir este problema como la Ley N° 29632 “Ley para erradicar la elaboración y comercialización de bebidas alcohólicas informales, adulteradas o no aptas para el consumo humano”, la cual determina competencias de diferentes autoridades para establecer mecanismos de lucha en contra de la informalidad; y también existen programas como “Mira Bien: Cuidado con lo que tomas”, cuyo propósito es educar a la población en el cuidado que debe tener al momento de comprar o consumir una bebida alcohólica.

Cáceres refirió que gremios empresariales como la Sociedad Nacional de Industrias vienen generando acciones en coordinación con autoridades en diferentes niveles de gobierno, apoyando iniciativas como las ya mencionadas y promoviendo acciones enfocadas en promover el consumo responsable.

El actual contexto generado por el brote de COVID-19 presenta grandes desafíos para el sector formal de bebidas alcohólicas ya que la pandemia puede elevar las condiciones para el crecimiento del mercado ilícito. El desafío que se plantea en este punto es que los grupos delincuenciales aprovechan la vulnerabilidad de la reducción de ingresos de las familias para ofrecer productos a muy bajo precio de muy mala calidad.

“Los consumidores peruanos de bebidas alcohólicas están al tanto de buscar alternativas para satisfacer sus demandas, aun cuando sus ingresos se ven reducidos. En este sentido, la promoción de la producción formal de bebidas y destilados, llevado de la mano con el fomento del consumo responsable son enfoques que pueden ayudar a reducir las fatales consecuencias generadas por la ilegalidad”, finalizó Cáceres.