Proyecto minero Reko Diq, en Pakistán (Barrick Gold)

Proyecto minero Reko Diq, en Pakistán (Barrick Gold)

El Ministro de Finanzas, Miftah Ismail, y el presidente y director ejecutivo de Barrick, Mark Bristow, han declarado  que comparten una visión clara de la importancia estratégica nacional del proyecto de cobre y oro Reko Diq y que se han comprometido a desarrollarlo como una mina de categoría mundial que creará valor para el país y su gente a lo largo de varias generaciones.

Reko Diq es uno de los mayores yacimientos de cobre-oro sin explotar del mundo. Un acuerdo de principio alcanzado entre el gobierno de Pakistán, el gobierno provincial de Baluchistán y Barrick a principios de este año prevé la reconstitución y el reinicio del proyecto, que ha estado en suspenso desde 2011. Será explotado por Barrick y será propiedad en un 50% de Barrick, en un 25% del Gobierno Provincial de Baluchistán y en un 25% de empresas estatales paquistaníes.

Los equipos de Barrick y Pakistán están ultimando los acuerdos definitivos en los que se basa el acuerdo marco. Una vez que esto se haya completado y se hayan dado los pasos de legalización necesarios, Barrick actualizará el estudio de viabilidad original, un proceso que se espera que dure dos años. La construcción de la primera fase se llevará a cabo a continuación y la primera producción de cobre y oro se espera para 2027/2028.

Ver también:  Cobre cotiza estable, pero angustia por la demanda china domina el ambiente

“Durante las negociaciones, el gobierno federal y Barrick confirmaron que Baluchistán y su gente deberían recibir su parte justa de los beneficios como parte del grupo de propiedad de Pakistán”, dijo Bristow.

“En Barrick sabemos que nuestro éxito a largo plazo depende de compartir los beneficios que creamos de forma equitativa con nuestros gobiernos y comunidades anfitrionas. En Reko Diq, la participación de Baluchistán será financiada en su totalidad por el proyecto y el Gobierno Federal, lo que permitirá a la provincia cosechar los dividendos, regalías y otros beneficios de su 25% de propiedad sin tener que contribuir financieramente a la construcción u operación del proyecto. Es igualmente importante que Baluchistán y su población vean estos beneficios desde el primer día. Incluso antes de que comience la construcción, cuando se haya completado el proceso de legalización, pondremos en marcha una serie de programas de desarrollo social, apoyados por un compromiso inicial de mejora de la asistencia sanitaria, la educación, la seguridad alimentaria y el suministro de agua potable en una región en la que las aguas subterráneas tienen un alto contenido salino”.

El ministro de Economía, Ismail, dijo que el desarrollo de Reko Diq representaba la mayor inversión extranjera directa en Baluchistán y una de las mayores de Pakistán.

Ver también:  Oro se aferra a máximos históricos por crecientes apuestas a bajada de tasas Estados Unidos

“Al igual que Barrick, creemos que el futuro de la minería reside en las asociaciones mutuamente beneficiosas entre los países anfitriones y las empresas mineras de categoría mundial. El acuerdo de Reko Diq ejemplifica esta filosofía y también señala a la comunidad internacional que Pakistán está abierto a los negocios”, dijo.

A reserva del estudio de viabilidad actualizado, Reko Diq se prevé como una operación convencional a cielo abierto y de molienda, que producirá un concentrado de cobre y oro de alta calidad. Se construirá en dos fases, empezando por una planta que podrá procesar aproximadamente 40 millones de toneladas de mineral al año, que podrían duplicarse en cinco años. Con su combinación única de gran escala, baja extracción y buena ley, Reko Diq será una mina multigeneracional con una vida de al menos 40 años. Durante el pico de construcción, se espera que el proyecto emplee a 7.500 personas y, una vez en producción, creará 4.000 puestos de trabajo a largo plazo. La política de Barrick de dar prioridad al empleo y a los proveedores locales tendrá un impacto positivo en la economía posterior.

Ver también:  Proyecto Los Calatos empieza a tramitar su EIA y se estima iniciar la construcción en el 2027

Dos etapas

El diseño conceptual prevé que el proyecto de 7,000 millones de dólares se construya en dos fases, cada una de las cuales podrá procesar unos 40 millones de toneladas de mineral al año, que podrían duplicarse en cinco años. El último plan duplica la capacidad de producción anual y más del doble de la inversión estimada en un estudio de viabilidad de 2010.

Una primera fase de 4,000 millones de dólares abarcaría la trituración inicial, la molienda y el circuito de flotación, con una producción prevista para 2027-2028. Una segunda fase de 3.000 millones de dólares abarcaría un circuito paralelo que se pondría en marcha más de cinco años después del inicio de la primera fase.

Durante el periodo de máxima construcción, se espera que el proyecto dé empleo a 7.500 personas y, una vez en producción, creará 4.000 puestos de trabajo a largo plazo durante los 40 años de vida útil de la mina.