(Foto: Latam Energy)

representará casi dos tercios de la nueva producción mundial de petróleo y en la próxima década, lo que lo convierte en un obstáculo crítico para frenar la contaminación climática, según un grupo de defensa ambiental con sede en Londres.

Impulsado por el auge del shale, EE.UU. extraerá el equivalente a 88,900 millones de barriles de petróleo en nuevos bloques en la década de 2020, informó el martes Global Witness, un grupo ambiental y de derechos humanos, en un comunicado que cita datos de la consultora Rystad Energy.

Se espera que EE.UU. genere 20 veces más petróleo y gas nuevo que Rusia y 40 veces más que Arabia Saudita, agregó Global Witness. Texas, hogar de las cuencas de shale Pérmica e Eagle Ford, superará a todos los países en materia de nueva producción. Pensilvania, Nuevo México, Dakota del Norte y otros tres estados de la nación también figuran en el listado que incluye además a Canadá, Brasil y Rusia.

“EE.UU. dobla la apuesta por los combustibles fósiles con un auge en la producción de petróleo y gas que pone en riesgo un clima seguro”, afirmó Murray Worthy, activista del grupo, en un comunicado enviado por correo electrónico. “La escala del pronóstico de nueva producción en EE.UU. es impactante, ningún otro país se acerca”.

Fuente: Bloomberg