Mina Antapaccay (Foto: Glencore)

Mina Antapaccay (Foto: Glencore)

En el Informe de Derechos Humanos 2019 de Glencore se afirma que la empresa siguió avanzando en su enfoque de los Derechos Humanos, centrándose en cuatro programas de trabajo.

La directora de sostenibilidad del grupo Glencore, Anna Krutikov, dijo el 19 de junio que el informe de la empresa detallaba su enfoque para gestionar los riesgos para los derechos humanos, las actividades clave y los aprendizajes durante el año.

También se ofrece un panorama general de los riesgos para los derechos humanos que el grupo ha identificado como más importantes para su actividad empresarial, que son aquellos en los que sus actividades comerciales podrían tener mayores repercusiones negativas en los derechos humanos.

  1. El primero de los cuatro programas de trabajo es la diligencia debida en la cadena de suministro. Glencore publicó sus Normas para los proveedores y colaboró con los equipos de su departamento de productos básicos para incorporar sus requisitos mejorados de diligencia debida en sus contratos, instrumentos y procesos.
  2. El segundo programa de trabajo se refería a la capacitación. Glencore organizó talleres de tres días para sus equipos de África y América del Sur con el fin de lograr una mayor comprensión de los riesgos relacionados con la seguridad y los derechos humanos.
  3. El tercer programa fue el de los mecanismos de reclamación. Glencore comenzó a examinar sus mecanismos de reclamación de grupo y locales para lograr un rendimiento coherente en todo el grupo. El grupo también empezó a actualizar su orientación interna para armonizarla con la orientación revisada del Consejo Internacional de Metales y Minería sobre el tratamiento y la solución de las preocupaciones y reclamaciones a nivel local.
  4. El último programa, el de notificación e investigación de incidentes, supuso para Glencore la puesta en marcha de un nuevo proceso de notificación de incidentes sociales y de derechos humanos que se ajusta al enfoque bien establecido de notificación de incidentes de salud y seguridad.

“Nuestro nuevo enfoque ha creado conciencia de la importancia de rastrear, investigar y gestionar los incidentes sociales y de derechos humanos”, dijo Krutikov.

Señaló que, si bien la empresa estaba haciendo progresos en muchas esferas, había reconocido que tenía mucho más trabajo por hacer.

“Las expectativas de la sociedad civil de que las empresas demuestren respeto por los derechos humanos siguen evolucionando rápidamente. Estamos trabajando dentro de Glencore, así como con nuestros pares y partes interesadas externas, para fortalecer nuestro enfoque y mejorar nuestro desempeño”.

“Durante el año 2020, estamos desarrollando un Marco de Riesgos para los Derechos Humanos dedicado a evaluar el nivel de riesgos para los derechos humanos en nuestros activos y determinar las acciones necesarias para gestionar esos riesgos. También seguiremos aplicando nuestro enfoque mejorado de la diligencia debida en toda nuestra cadena de suministro”, dijo.

En las próximas semanas, Glencore también publicará un informe independiente sobre el agua, así como su informe anual de pagos al gobierno y su declaración sobre la esclavitud moderna.

Krutikov dijo que la empresa produjo estas publicaciones para satisfacer las diversas solicitudes de información y consultas de las partes interesadas que recibe regularmente.

“Mientras publicamos nuestro Informe de Derechos Humanos 2019, la respuesta global a la pandemia de Covid-19 está en curso. Desde el comienzo de la pandemia, hemos dado prioridad a la salud y el bienestar de nuestra fuerza de trabajo, así como a las comunidades que viven alrededor de nuestros activos.

“Hemos formulado nuestra respuesta en asociación con asesores médicos expertos y en ella se tienen en cuenta los consejos de los gobiernos de los países en los que operamos y de organismos mundiales como la Organización Mundial de la Salud”, dijo.

A principios de abril, Glencore lanzó un Fondo de Apoyo Comunitario de 25 millones de dólares para complementar los esfuerzos existentes de sus equipos locales para proporcionar el apoyo que sus comunidades necesitan durante la pandemia.

Glencore ha diseñado el fondo para que sea flexible y tenga capacidad de respuesta, e inicialmente está dando prioridad a la asistencia a las autoridades sanitarias locales y a las organizaciones comunitarias y a sus respuestas a los impactos inmediatos de la crisis.

“Iniciativas como el acceso a agua limpia, productos de higiene y equipo médico serán importantes en algunas regiones. En otras, nuestros esfuerzos pueden centrarse en permitir que los estudiantes continúen aprendiendo mientras las escuelas están cerradas.

“Nos tomamos en serio nuestra responsabilidad de respetar los derechos humanos. Nos comprometemos a defender y promover el respeto de los derechos humanos en toda Glencore y en toda nuestra cadena de valor para permitir el acceso universal a los derechos y libertades básicos”, dijo Krutikov.

Fuente: Mining Weekly

2019-Glencore-Sustainability-Report-

Sustainability Report – 2019