Premios PA2021
BVL

Foto: Andina

El nerviosismo y la desconfianza retornaron a los mercados tras el cambio de gobierno y las primeras medidas de este.

Inversionistas que compraron activos locales en semanas previas se apresuraron a venderlos en la última jornada, lo que provocó una caída de la bolsa limeña, del precio de los bonos gubernamentales (ver página 6) y una escalada del dólar a máximos históricos, dijo a Gestión el wealth manager de Seminario SAB.

Ahora la preferencia se enfoca en tener cash, moneda extranjera en efectivo, e instrumentos que cotizan en mercado estadounidense, como ETF de los índices S&P500 y Nasdaq, afirmó Eduardo Leciñana.

Los inversionistas están buscando refugiarse en dólares en efectivo o en cuentas de depósito de muy corto plazo en la misma denominación para preservar su capital, coincidió en señalar el head of research de Kallpa SAB, Marco Contreras.

Mayor impulso

Pese a que en semanas anteriores algunos inversionistas esperaban que los mercados locales se revalorizaran, después del mensaje presidencial y la designación del gabinete ministerial, la tendencia por conservar cash y ahorros cobró mayor impulso, agregó.

“Si bien Pedro Francke juró como ministro de Economía, este comportamiento no se va a revertir, incluso podría mantenerse por mucho tiempo si el Gobierno no da una señal de confianza”, manifestó.

Hasta el martes 27 de julio, el Índice General de la Bolsa de Valores de Lima (BVL) retrocedía apenas 0.40% en el mes, pero con la fuerte caída del viernes (5.84%) en reacción a los eventos políticos, al cierre de julio reportó una pérdida mensual de 6.26% y acumula un retroceso de 15.13% en el año. Contreras sostuvo que el ruido político no es un evento de un par de semanas, pues cuando se golpea fuerte la confianza del inversionista este se lleva su capital a otros países.

Stop loss

Por su parte, el gerente general de Renta4 SAB, Sebastián Documet, refirió que la venta generalizada de activos locales por la preocupación en los mercados desembocó en una mayor demanda de la moneda estadounidense.

Además de cash y acciones de EE.UU., los inversionistas apuestan ahora por algunos instrumentos de corto plazo y conservadores, como fondos mutuos en dólares o acciones europeas, señalaron los especialistas.

Indicaron que con la turbulencia política se activó mucho el “stop loss” de inversionistas de corto plazo que tenían participación en acciones y papeles locales.

Esta estrategia consiste en poner un límite a las pérdidas que pudieran generarse en un instrumento financiero, saliendo de esta inversión cuando cae de un determinado precio.

Sugieren portafolio de corto plazo

En medio de la reciente preferencia por cash, especialistas sugieren armar un portafolio conservador.

En este escenario de incertidumbre, lo recomendable es estar posicionado en instrumentos de renta fija (bonos), depósitos o papeles comerciales de corto plazo y en dólares, dijo Marco Contreras, de Kallpa SAB.

Si el inversionista tiene mayor apetito por riesgo puede apostar por acciones internacionales, agregó.

En tanto, Eduardo Leciñana, de Seminario SAB, afirmó que para aquellos inversionistas con una visión de mediano o largo plazo y algo optimistas, el portafolio sugerido puede incluir bonos soberanos, acciones mineras, financieras o industriales locales, y el fondo cotizable EPU, cuyo desempeño ha sido castigado en estos meses.

Sin embargo, comentó que si el inversionista tiene cierta aversión al riesgo es mejor que no intente adelantarse al mercado, pues este ha perdido predictibilidad.

Datos

27.91% caen las acciones de las entidades financieras en el año.

7.1% crecieron los depósitos en dólares en el sistema financiero en junio.

Fuente: Gestión