greenbushes-mina-litio

(Foto: Talison Lithium)

El aumento de la demanda de litio está avivando los precios de este metal para las baterías de los vehículos eléctricos, impulsando expansiones largamente retrasadas que podrían no producir los suministros adecuados que los fabricantes de automóviles necesitan para cumplir sus agresivos planes de producción.

El creciente optimismo de la industria por el aumento de los precios del litio supone un cambio respecto al año pasado, cuando la financiación de las minas y las plantas de procesamiento se agotó durante la pandemia.

Albemarle Corp, Livent Corp y otros productores se afanan en fabricar más litio, pero a algunos analistas les preocupa que el reciente aumento de los precios no impulse una expansión lo suficientemente grande como para satisfacer la oleada de nuevos modelos de vehículos eléctricos prevista para mediados de la década.

Desde enero, General Motors Co, Ford Motor Co LG Energy Solution y SK Innovation Co, junto con otros fabricantes de automóviles y de piezas de baterías, han dicho que gastarán miles de millones de dólares en plantas de vehículos eléctricos.

Lee también:  USGS: Litio, una prioridad para empresas de tecnología de EE. UU. y Asia (Exclusivo)

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha propuesto gastar 174.000 millones de dólares para impulsar las ventas y la infraestructura de los vehículos eléctricos. La Unión Europea tiene planes similares, en el marco de su prisa por alcanzar al líder mundial de los vehículos eléctricos, China.

Estos movimientos han contribuido a que el índice de precios del litio haya subido un 59% desde abril de 2020, según datos de Benchmark Mineral Intelligence, un proveedor de precios de materias primas.

El aumento de la demanda “refleja lo que se siente como un punto de inflexión real y fundamental en nuestra industria”, dijo Paul Graves, director ejecutivo de Livent Corp, que suministra a Tesla Inc. El lunes dijo que duplicaría su producción anual de litio hasta las 115.000 toneladas.

Graves advirtió, sin embargo, que “será un reto para la industria del litio producir suficiente material cualificado a corto y medio plazo”.

Albemarle, el mayor productor de litio del mundo, pretende duplicar su capacidad de producción hasta las 175.000 toneladas a finales de año, cuando se completen dos proyectos de construcción. La chilena SQM, el segundo productor, dijo que su objetivo de ampliar la producción de carbonato de litio en un 71%, hasta las 120.000 toneladas, debería completarse en diciembre.

Lee también:  Prevén mayor demanda de metales para baterías por incremento de vehículos eléctricos

La australiana Orocobre Ltd está pagando 1.400 millones de dólares por su rival más pequeño, Galaxy Resources Ltd, una estrategia diseñada para aumentar la escala y ayudarle a crecer más rápido en las regiones más cercanas a los clientes.

“Los próximos años van a ser cruciales para saber si hay suficiente oferta de litio, y por eso se está empezando a ver que los precios de las materias primas empiezan a subir”, dijo Chris Berry, consultor independiente de la industria del litio.

El aumento de los precios ayudó a Albemarle y a otros grandes productores, como las chinas Ganfeng Lithium Co y SQM, a registrar grandes ganancias en el primer trimestre y a aumentar las previsiones para el año.

Incluso la empresa china Tianqi Lithium Corp, cargada de deudas debido a años de bajos precios del litio, señaló que la recuperación de la demanda debería ayudarle a obtener beneficios este año.

Lee también:  USGS: Litio, una prioridad para empresas de tecnología de EE. UU. y Asia (Exclusivo)

Según las previsiones, la demanda de estos metales blancos aumentará de unas 320.000 toneladas anuales el año pasado a más de un millón de toneladas anuales en 2025, cuando muchos fabricantes de automóviles planean lanzar nuevas flotas de vehículos eléctricos, según Benchmark.

Aun así, se espera que la demanda supere a la oferta en 2025 en más de 200.000 toneladas, por lo que es posible que los precios del litio tengan que subir para animar a los productores a construir más minas. Esto podría aumentar los precios que pagan los consumidores por los vehículos eléctricos. “Las empresas de la cadena de suministro de iones de litio se encuentran en la mejor posición de los últimos cinco años”, afirma Pedro Palandrani, del ETF Global X Lithium & Battery Technology, que ha duplicado su valor en el último año.

Fuente: Reuters