Diana Rake

Por: , Managing Partner & Associates. 

No hay duda que la generación Y (1981-96) y la generación Z( 1997-2012) saben que su futuro está en juego.

No conocen al detalle los 17 objetivos de las Naciones Unidas para el sostenible, pero creen en el inclusivo y la armonía con el medio ambiente.

También sabemos que nacieron digitales y que un mundo sin tecnología les sería utópico. Si bien la variedad de carreras y oficios cambiara, la oferta es tan grande que estudiar ciencias de la tierra (minería, geología, metalurgia, energía geotérmica, de petróleo) no es muy “sexy” en los países desarrollados.

En Perú todavía hay mucho interés por estas carreras ya que proporcionan una esperanza de económico- descentralizado.

Una minería moderna proporciona continuidad a la tecnología porque sin minerales esta no podría darse. Hay una voluntad genuina en el país de hacer liderada por los que estudian estas carreras.

La visión compartida en este año de desafíos sanitarios, políticos y económicos podría ser un movimiento positivo para el de un país moderno y plural. Es momento de que busquemos espacios para que los conversen transversalmente y sepan más de minería, agro, agua, pesquería, energía entre otros. ¡Ellos son la esperanza de nuestro país!

Fuente: Gestión