Odebrecht

Foto: Andina

La constructora brasileña , interpuso una demanda ante el tribunal arbitral del Banco Mundial, CIADI, contra el Estado Peruano por el Gasoducto Sur Peruano, un proyecto de más de 7,000 millones de dólares que se encuentra paralizado hace más de cuatro años.

Demanda de en el CIADI

En el portal web del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) se consigna que la demanda de la constructora, involucrada en la trama de corrupción del caso Lava Jato, fue recibida el martes 04 de febrero.

Tribunal Arbitral

Ahora el Tribunal Arbitral del Banco Mundial deberá revisar la demanda interpuesta contra el Ministerio de Economía y Finanzas () para definir si la acepta o la rechaza. Pero no es la primera vez que lleva al Estado peruano a un arbitraje por este proyecto.

Lee también:  El 15% del presupuesto anual del Perú se va a la corrupción

Hace más de tres años, el grupo brasileño planteó una demanda contra el a través de sus subsidiarias Odebrecht Latinvest S.A. y Odebrecht Latin Finance S.A.R.L., invocando el tratado bilateral de inversión vigente entre el y el Gran Ducado de Luxemburgo, lugar de constitución de ambas firmas subsidiarias.

Esta demanda ante el CIADI se da en medio de un acuerdo de colaboración eficaz entre la constructora brasileña y la justicia peruana, que, incluso, permitió que el libere S/438 millones a favor de Odebrecht por la venta de la hidroeléctrica de Chaglla.

Gasoducto del Sur

El Gasoducto del Sur consistía en el tendido de más de 1.000 kilómetros de tuberías que debían partir del yacimiento de Camisea, en la selva del Cusco, y cruzar la compleja geografía de los Andes para desembocar en la costa pacífica.

Lee también:  MTC prevé reinicio con 154 vuelos internacionales por semana

La concesión de la obra, en junio de 2014 durante el Gobierno del expresidente Ollanta Humala, recibió muchos cuestionamientos. En esa oportunidad compitió un único postor, un consorcio conformado por Odebrecht y la española Enagás, a las que luego se les sumó la constructora Graña y Montero.

Fuente: El Comercio