Constataron que la causa son la mala calidad de los suelos, lluvias y otros eventos

El Instituto Geofísico del Perú (IGP) realizó la evaluación de las comunidades de Antuyo y Curanco, del distrito de Tambobamba, provincia de Cotabambas, región Apurímac, con la finalidad de determinar el origen de los agrietamientos que afectan las viviendas de los pobladores.

Un total de siete especialistas del IGP viajaron a dichas comunidades, donde constataron que los agrietamientos se originaron por la mala calidad de los suelos, aunado a las precipitaciones pluviales y eventos externos (sismos o vibraciones), que podrían estar generando movimientos en masa que afectan diversas casas del lugar.

Los estudios consistieron en elaborar calicatas (excavaciones que facilitan el reconocimiento de un terreno), para así obtener muestras de suelos y conocer sus propiedades físicas.

Lee también:  Las Bambas apoyó exitosa Gran Vacunatón contra la Covid-19 en Cotabambas, Andahuaylas y Abancay

Asimismo, se tomaron datos de vibración natural del suelo, para conocer la frecuencia predominante del suelo y detectar problemas de amplificación en estos materiales, indica el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) del Ministerio de Defensa en su Boletín informativo.

Fuente: Andina