claudia-cooper

ProActivo | El fortalecimiento de la industria minera en el Perú requiere eficacia y modernidad, bajo una política de desarrollo territorial adecuada que repercutirá en una mayor competitividad productiva, sostuvo , miembro de la Comisión Organizadora del I Congreso de Competitividad Minera y Sostenibilidad Social, y presidenta de Perumin del Bicentenario. La economista resaltó 4 recomendaciones brindadas por autoridades del gobierno central, regional y de organismo multilaterales. 

“En la minería precisamos de una política sectorial eficaz moderna y actualizada, que facilite, además de la competitividad, una política de desarrollo territorial”, subrayó como una de las conclusiones del taller “Propuestas de Desarrollo Regional Post ”, realizado bajo el marco del I Congreso de Competitividad Minera y Sostenibilidad Social, que se realizará entre el 12 y 16 de octubre de este 2020.

En tal sentido, destacó que en dicho evento se expuso la necesidad de contar con medidas sectoriales referidas no solo a la minería, sino también para los sectores de  turismo, agricultura y forestal, “pues necesitamos reactivar un plan de inversión productiva”.

Control de pandemia asegura recuperación económica

Con relación a la economía del  país, afirmó que  primero se necesita resolver el problema de la pandemia, para asegurar la recuperación de nuestra economía, y que para lo cual corresponde encontrar los caminos para empezar a reactivar,  restituir  activos y la capacidad financiera perdida.

“Con un Estado disminuido por la crisis, no habrá mucho espacio para la política fiscal. Además, enfrentaremos un déficit muy alto y una deuda también creciente. Incluso, la política monetaria tampoco será tan efectiva en la medida en que las tasas de interés permanezcan prácticamente en cero”, advirtió. 

Lee también:  Donaciones e iniciativas de Las Bambas han beneficiado a más de 120,000 personas en Apurímac y Cusco

Sin embargo, dijo que esto es un problema global, no solo del Perú, y que las empresas y los gobiernos en el mundo tienen que restituir su capacidad fiscal, “por tanto, la recuperación global también va a ser lenta”.

No apoyarse únicamente en el Estado

Consideró que no podemos pensar únicamente en el apoyo del Estado para generar una recuperación firme. “Necesitamos de la inversión privada, y en el Perú todos sabemos que la minería no solo es la fuente principal de inversión privada, sino también una importante promotora de infraestructura”, anotó

Urge mejorar la competitividad

Subrayó que es urgente mejorar nuestra competitividad, pues de no ser así, no solamente podemos perder la categoría de “país emergente”, sino que quedaremos entrampados con el rótulo de “país de mediano ingreso”.

En ese sentido recomendó aplicar medidas transversales a otros sectores. “Aparece entonces el tema de la infraestructura, como principal instrumento para reducir las enormes brechas de servicios básicos en las zonas de desarrollo minero”, argumentó.

Expresó que durante el taller, igualmente se resaltó que el sector minero impulsará el desarrollo y la competitividad de las pequeñas y medianas empresas.

Lee también:  Rómulo Mucho: Se deben impulsar también los proyectos mineros que aun no tienen “luz verde”

“Es muy interesante también  todo lo que se ha dicho sobre la importancia del turismo, de una ruta tecnológica para los proveedores mineros, algo que el BID trabaja y será muy importante, además que el sector minero atienda la diversificación productiva al interior de cada región”, demandó.

Precisó que durante el evento, los representantes del BID, Ministerio de Economía y Finanzas y  de los gobiernos regionales propusieron las siguientes 4 medidas:

1.       Definir, de manera articulada con el gobierno nacional, un portafolio de los principales proyectos de inversión pública que requieren financiamiento, dentro del plan nacional de infraestructura, y que articule a las regiones.

2.       Crear instrumentos de inversión pública de rápida ejecución, como por ejemplo los instrumentos de inversión en nuevos proyectos de optimización, de ampliación marginal y de rehabilitación, que ya está trabajando el MEF.

3.       Generar proyectos intensivos en mano de obra, utilizando los núcleos ejecutores: limpieza, canales de regadío, mantenimiento.

4.       En relación con los proyectos de inversión más ambiciosos, se abordó un nuevo modelo de ejecución de inversión pública, una metodología BILL. Están también los instrumentos de APP, de gobierno a gobierno, OXI, administración directa y los proyectos especiales. Un menú de opciones que se pueden utilizar para diferentes proyectos y  agilizar soluciones en  infraestructura.

“Pero los proyectos no se van a poder hacer si no hay dinero por lo que el financiamiento es muy importante. Tenemos convenios con diferentes sectores del gobierno nacional, por lo que sería posible usar recursos del Estado para proyectos que articulen la región con el contexto nacional, o usar los fondos de la reconstrucción. Para ello, es imprescindible una coordinación intraestatal y  articulación público-privada, que si no se hace, va a ser muy difícil sacar los proyectos”, añadió.

Lee también:  Rio2: Fenix Gold tendrá una vida útil total de 16 años, Scotiabank será su asesor financiero (Exclusivo)

Más recursos por mejores precios

En torno a que el próximo año, es probable que el país obtenga importantes recursos de la minería, gracias a los buenos precios del y del , Cooper señaló que la idea sería apalancarse y “usar esos recursos con garantía a través del Banco de la Nación o de préstamos multilaterales con garantía estatal. Tendremos recursos multiplicados, si logramos apalancarlos y conseguir otros mayores destinados a desarrollar proyectos un poco más grandes”, estimó.

Finalmente, Cooper, manifestó que existe el consenso de que la minería es fuente de desarrollo económico, pero que el problema es que históricamente se han presentado algunas consecuencias involuntarias no deseables en su desarrollo, que es preciso corregir. “Hemos tenido cierto descontento por el desplazamiento de comunidades, preocupaciones ambientales, un modelo de descentralización que dividió a las comunidades y a las regiones por el acceso a los recursos, y algunos temas municipales que complicaron desarrollar infraestructura con proyectos más rápidos. A ello se sumaron, como amplificadores, problemas de corrupción, ineficacia en la regulación y diálogo insuficiente”, puntualizó.