Luis Oganes, de JP Morgan, se conectó vía Zoom para analizar el panorama económico actual de países desarrollados y emergentes.

ProActivo | Luis Oganes, director global de Investigación de Mercados Emergentes de JP Morgan, informó que Perú todavía no ha vuelto a los escenarios antes de la pandemia y el ritmo de consumo de China no volverá a ser el de antes.

La situación actual de China es la de un país “especial” y con límites, ya que toda la información del mercado está bajo el control del gobierno, dijo Oganes.

“Es difícil hacer una apuesta muy agresiva en cuanto a China porque el mercado tiene un límite, pero por ahora el tema obviamente se ve complicado”, refirió en declaraciones recogidas por ProActivo durante el Foro Económico 2023, organizado por la Cámara de Comercio Americana del Perú (AmCham Perú).

El director global de Investigación de Mercados Emergentes de JP Morgan manifestó que el mundo está acostumbrado a que China crezca entre 8 %, 10 %, 11 %; pero aclaró que ese tipo de tasa “claramente no eran sostenibles y posiblemente no las veamos en mucho tiempo”, y que por el contrario ya está en un crecimiento que para este año puede estar debajo del 5 %.

Ver también:  Precios del litio caen cerca de un tercio de su valor y siguen tendencia a la baja

LATAM y Perú

En otro momento, agregó que la situación de China puede afectar la economía de América Latina y de Perú por la dependencia de la exportación de commodities al país asiático. “Es una obvia fuente de vulnerabilidad”, aseveró.

El analista expresó que al parecer China está acumulando inventarios de muchos commodities y energía, debido a tanta incertidumbre política y geopolítica, entre otros factores.

“Creo que parte de la resiliencia en América Latina, de que esperamos que todo esté peor de lo que está, es porque efectivamente la demanda de commodities no cayó en línea con la desaceleración de la economía china. Parece que hay una especie de divorcio de una con otra. Ahora, no sabemos cuánto dure eso. La acumulación de inventarios también debe tener algún límite y nos enteraremos cuando empecemos a ver los números de compras por parte de importaciones por parte de China, eso obviamente es información que nunca la publican como tal las autoridades”, explicó.

Ver también:  APN pide anular acuerdo de exclusividad de Cosco Shipping sobre el Megapuerto de Chancay

Un futuro todavía incierto

Con respecto a tener inflación y otros síntomas, dijo que tanto los países desarrollados como los emergentes fueron afectados por la pandemia que ocasionó un “shock sin precedentes” que tuvieron que afrontar los bancos centrales del mundo; y a esa situación lamentablemente se sumó la guerra Rusia-Ucrania.

Oganes precisó que la labor de los bancos centrales sigue alerta. “El hecho de que haya una tendencia de desinflación está generando la posibilidad de que algunos bancos centrales ya empiecen a ver una luz al final del túnel y a lo mejor a tomarse una pausa. Esa por lo menos es la impresión que tienen los economistas de EE. UU. acá en JP Morgan”, acotó.

Aclaró que al decir ‘pausa’ no se refieren al fin del ciclo ya que en realidad no se sabe lo que pueda ocurrir más adelante. “Creemos que la velocidad de los recortes será relativamente modesta, en el sentido de cuidadoso porque todavía no sabemos qué pasa en Estados Unidos, ni qué pasa con la FED”, aseveró.

Ver también:  APN pide anular acuerdo de exclusividad de Cosco Shipping sobre el Megapuerto de Chancay

Al respecto, dijo que los analistas esperan que la economía americana evite por completo la recesión, “que ocurra lo que se llama softlanding, en que se evita terminar en rojo”.

Añadió que el tiempo lo dirá y que en los escenarios por venir hay probabilidades de tener una situación que en economía se llama “equivalencia observacional”. Es decir, “no podemos cantar victoria de que la desinflación que estamos viendo ahora nos lleve a una situación de no tener que sufrir más tasa de interés, y evitar una recesión”.

Oganes alertó que estamos “en un momento que en inglés se llama ‘Goldilocks’, que es básicamente ‘todo se ve mejor de lo que se veía hace unos meses’. El crecimiento todavía positivo, la inflación cayendo, la FED a lo mejor sin tener que subir más sus tasas, pero sabemos que lo que viene hacia adelante, todavía no es. La tarea no está cumplida, no va a ser fácil y habrá que ver si es que efectivamente hay que seguir subiendo tasas porque la inflación no cabe y finalmente se empuja la economía americana a recesión, con las repercusiones que eso tiene en el resto de la región y en el resto del planeta”.